•  |
  •  |
  • END

Una reforma tributaria para tapar huecos presupuestarios, en tiempos de crisis como la que vive el país, sería contraproducente si antes no se hace una profunda evaluación de cómo el Estado está trabajando en materia financiera, sector en el cual hay una fuerte indisciplina, advirtió el jurista y experto en derecho fiscal, doctor Julio Francisco Baez.

De acuerdo con el doctor Baez, es una premisa fundamental realizar una revisión de gastos que están ejecutando todos los poderes del Estado, algunos de los cuales, agregó, son realizados en forma ilegal o innecesaria, los fondos millonarios incautados al contrabando y a la narcoactividad, lo cual, de acuerdo con la ley, no lo pueden hacer.

Señala el abogado que esos fondos incautados deben pasar al tesoro de la República y no pueden ser disputados por entidades del Estado, porque eso conlleva indisciplina financiera, afectando el manejo de las cuentas públicas.

Añadió que otros fondos manejados con indisciplina financiera son los que anualmente, más de 50 millones de córdobas, les son entregados a los diputados de la Asamblea Nacional para un manejo político a través de supuestas obras, becas, entre otras cosas, lo que señala, violenta la Constitución, porque para eso están ya designadas otras instituciones.

A la par, expresó que las libres que gozan los diputados son ilegales desde 2007.

En ese sentido, afirmó que el Ejecutivo tiene que concentrarse, no en retórica, sino en dar el ejemplo de apretarse la faja, de priorizar los gastos y de usar los fondos obtenidos por medio del fisco en forma disciplinada y no usar el dinero público en forma discrecional, porque al fin y al cabo se lo están quitando a los pobres.

Inconveniencia de reforma tributaria
La evaluación del gasto público es fundamental para tapar el hueco fiscal que existe para 2009, que puede llegar a los 150 millones de dólares y la falta de conciencia en el uso del dinero del Estado está afectando al país entero, explicó Baez.

Además, reiteró que una reforma tributaria en tiempos de crisis, como la que se está planeando, no es conveniente, sino que “hacer evaluación fiscal de cómo se está cumpliendo en materia financiera, una reforma tributaria en estos momentos sería temeraria, un adefesio”.

Según Baez, de hecho, antes de cualquier reforma, debe haber una concertación fiscal de toda la sociedad, no es sólo un esfuerzo gubernamental, sino del país entero, al tiempo que añadió que el actual gobierno no ha hecho nada prácticamente para poner orden a 16 años de política fiscal neoliberal que benefició sólo a ciertos sectores.

Destacó el jurista que hay alrededor de 63 leyes del 2007 al 2008 y 155 decretos ejecutivos, pero ninguno ha puesto orden o aplicado criterios de justicia tributaria a favor de los pobres y la ejecutoria actual destaca que no hay voluntad política para tomar decisiones de justicia tributaria.

En ese sentido, señaló que no existe en América Latina un gobierno que haya dejado pasar dos años sin haber dado un paso en materia tributaria y en Nicaragua, agregó, no hay que apoyar una reforma tributaria, que debe estar antecedida de un inventario nacional de dónde está la injusticia.