•  |
  •  |
  • END

El Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, expresó su preocupación porque el Banco Central de Nicaragua, BCN, continúa sin Consejo Directivo, pero también porque los candidatos propuestos a asumir los cargos, responden a intereses políticos y carecen de profesionalismo.

José Adán Aguerri, presidente del Cosep, dijo que el tener completo el Consejo Directivo del BCN es uno de los compromisos que el país tiene que cumplir ante organismos internacionales, además de que es fundamental para poder validar las decisiones tomadas por la institución.

El BCN se comprometió ante el Fondo Monetario Internacional, FMI, a tener nombrados a los miembros del Consejo Directivo del banco en el mes de septiembre del 2008, pero la Asamblea Nacional vino retrasando la ratificación de los mismos y hasta la fecha no se ha conseguido.

El representante del sector empresarial afirmó que sin Consejo Directivo del Banco Central, se pone en riesgo cualquier medida que ponga en práctica dicha institución, por no haberse dado conforme la ley, sino de hecho.

Desde inicios del año pasado, tres miembros del Consejo Directivo del BCN que pertenecen al sector privado, renunciaron a sus cargos, aduciendo el temor a futuras acciones legales contra ellos, tal como ocurrió con otras personas que ocuparon esos cargos y que por haber renegociado la deuda de los Certificados Negociables de Inversión, Cenis, la Contraloría estableció presunción penal contra ellos.

La Fiscalía y la Procuraduría han tomado acciones para evitar que el BCN pague la deuda por Cenis a dos bancos nacionales, manteniendo la amenaza de emprender acciones legales para detener dichos pagos.

Los miembros del Consejo Directivo que renunciaron, terminaban su período en el mes de junio del 2009, pero los que los sustituirán aún no han asumido porque la terna propuesta por el presidente Daniel Ortega no ha sido ratificada por la Asamblea Nacional, institución que sigue paralizada desde la crisis que provocó el fraude electoral.


Propuestos son políticos
Pero además del retraso en poder conformar el Consejo Directivo del BCN, el presidente del Cosep expresó su inconformidad porque los propuestos para llenar esos cargos son personalidades políticas y no técnicas.

“Necesitamos entender que las cosas no pueden seguir nada más viéndose desde el punto de vista político”, subrayó.

Aguerri agregó que no se pueden seguir politizando los temas técnicos y económicos, colocando en cargos importantes a gente partidaria, afín a determinada ideología política, que únicamente llegará a recibir órdenes, evitando que este tipo de instituciones se desarrollen para poder encontrar una mejor posición para impulsar el desarrollo económico del país.

Aseguró que el sector privado no ha sido consultado ni invitado a formar parte de dicho Consejo Directivo, ni tiene miembros dentro del mismo.

“Tampoco estamos viendo gente que tenga referencias, experiencia, que venga del sector bancario, que tenga ideas de qué es lo que significa entrar a un Consejo Directivo de un Banco Central y volvemos a quedar en manos de la clase política, del partido de gobierno de turno, el que va a indicar esto es lo que me interesa y no existe la apertura para el diálogo, para las decisiones técnicas que interesan al país”, apuntó.