Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Piden estimular sistemas con insumos locales

Se estima que en los últimos 30 años, la producción de alimentos se ha duplicado en todo el planeta. Pero mientras los países del sudeste asiático incrementan su producción de alimentos en un 30%, la de los países africanos se reduce en un 20%. De modo que estamos en presencia de modelos de producción en desarrollo versus el desestímulo de otros.

Pero además de las variaciones regionales de producción, el mundo enfrenta serios problemas de acceso y/o distribución de los alimentos. Lo que lleva a que aproximadamente 1000 millones de personas no dispongan de las calorías suficientes para llevar una vida activa.

El incremento constante de la población mundial exige percatarnos que este problema es apenas la punta del témpano. Debemos buscar soluciones y las más viables no son las de concentrar producción monocultivista altamente tecnificada para alimentar a todos, porque se incrementarían los problemas de distribución o acceso para muchos.

Por ello mismo, la solución debemos buscarla en la independencia alimentaria. Es preciso estimular los sistemas que requieren menos insumos externos (abonos, fertilizantes, fuentes de energía, etc.) y que logran un máximo aprovechamiento de los recursos locales, auto abasteciéndose, pero a la vez, provocando menos desechos, muchos de los cuales son contaminantes.

La suma de lo micro, puede permitir un efecto macro en la producción de alimentos. Y acercar a productores con consumidores debe permitir una mejor distribución así como un mayor acceso a todos. Es preciso educar a nuestros jóvenes en la búsqueda de estas soluciones para acortar el tiempo en que esta opción madure.

Carlos Javier López y Marcia Estrada
Ingenieros Agrícolas
marciaestrada@yahyoo.com