•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente de Estados Unidos George W. Bush pidió formalmente al Congreso, en nombre de su sucesor Barack Obama, la liberación de la segunda parte de un fondo de 700 mil millones de dólares destinado a hacer frente a la crisis financiera, indica un documento oficial.

El presidente solicitó los fondos por medio de un mensaje dirigido al Congreso y divulgado por la Casa Blanca, que había anunciado que Bush sólo lo haría si Obama lo consideraba necesario.

Es más, el documento pide la liberación de la segunda mitad del fondo de asistencia para la crisis financiera "bajo el requerimiento del presidente electo", que asumirá el mando el próximo 20 de enero.

En el texto se  señaló que, debido a las limitaciones de tiempo, el gobierno de Bush no tiene la intención de otorgar destino a los 350 mil millones o parte de ellos que quedan antes que asuma Obama.

El gobierno, sin embargo, quiere "asegurar que esos fondos estarán disponibles apenas se inicie la nueva administración".

Obama pide a Bush que lo notifique en el Congreso
Según había anunciado la portavoz del actual mandatario, Dana Perino, Obama pidió a Bush el lunes por la mañana que "notifique oficialmente en su nombre al Congreso" su intención de utilizar esta segunda parte del fondo.

Se trata de una situación extraordinaria en la cual un presidente saliente actuó por cuenta de su sucesor.

El plan de rescate de los bancos está dotado con 700 mil millones de dólares. Fue promulgado el pasado mes de octubre para sostener el sistema financiero, con la esperanza de reactivar el crédito y así estimular la inversión y el consumo de una economía en recesión.

El gobierno saliente ya utilizó el primer tramo del plan, aunque todavía no se han gastado todos los fondos prometidos.

Mal uso de los fondos
El Congreso y Obama han criticado duramente la manera que ha tenido el Tesoro de utilizar los fondos.

Un grupo parlamentario encargado de supervisar el plan ha acusado al Tesoro de faltas graves en el control de los bancos que utilizaron las ayudas. También se ha criticado que las enormes sumas empleadas no hayan ayudado al sector inmobiliario.

La mayoría demócrata del Congreso prepara actualmente un proyecto de ley para reforzar el control de la utilización del segundo tramo de los fondos del plan de rescate.