•  |
  •  |
  • END

Los precios del barril de petróleo perdieron más de tres dólares el lunes en Nueva York, a medida que el temor a un agravamiento de la crisis económica volvía a aumentar, terminando con el relativo optimismo que la semana pasada les había permitido llegar a 50 dólares.

En la New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de WTI (West Texas Intermediate, el “light sweet crude” negociado en Estados Unidos) para entrega en febrero terminó a 37.59 dólares, una baja de 3.24 dólares con relación al cierre del viernes.

Los precios cayeron rápidamente tras una mejora al comienzo del año: tras haber llegado a principios de la semana pasada prácticamente a 50 dólares, las cotizaciones terminaron por encima de los cuarenta dólares el viernes. “Se están acumulando las pruebas de un agravamiento de la recesión mundial”, indicó Bart Melek, de BMO Capital Markets.

“La semana pasada se divulgaron noticias muy preocupantes sobre las reservas (de crudo) que aumentan en Estados Unidos, a medida que el consumo de gasolina y de fuel bajan”, subrayó el analista. Al mismo tiempo, las fuentes de la demanda se fueron debilitando una tras otra, como China, lo que preocupa particularmente al mercado.

La economía china está en fase de desaceleración desde mediados de 2008, tras haber experimentado su crecimiento trimestral más débil en el período junio-septiembre, de 9% en un año.

“Con una economía mundial en caída libre y un desempleo creciente, las perspectivas para la demanda de energía siguen siendo sombrías. Ni las temperaturas frías del hemisferio Norte, ni la fuerte caída de los precios de la energía han logrado sostener realmente la demanda de petróleo, de gas natural y de carbón”, observó por su parte Francisco Blanch, analista del banco Merrill Lynch.