•  |
  •  |
  • END

Mantener en 2009 el nivel de exportaciones en la cifra de los mil 500 millones de dólares, logrado el año pasado, es el reto que tiene el sector exportador, que está preparándose para evadir los embates de la crisis económica mundial, que amenaza con reducir los ingresos por las ventas en el exterior.

La capacitación y la inversión en áreas como infraestructura productiva, que incluye la mejora de caminos, riego y semilla mejorada, están entre los aspectos prioritarios para este año, reveló Enrique Zamora, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, APEN.

Luego de participar en la inauguración de un seminario sobre requisitos de exportación de productos alimenticios a Estados Unidos, impulsado por los organismos Procafta y la USAID, Zamora hizo un llamado a la unidad a todos los sectores productivos, para buscar las alternativas que permitan salir adelante pese a los efectos de la crisis.

Dijo que desde el año pasado se han estado reuniendo representantes de la Bolsa Agropecuaria, Bagsa; la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, APEN; la Comisión Nacional Ganadera, Conagan y otras organizaciones, para elaborar un documento con datos precisos sobre los proyectos productivos del sector agropecuario y agroindustrial que requerirán financiamiento en 2009 para presentárselo a la banca local.

Recordó que el ciclo productivo comienza en mayo y espera que antes de arrancar estén dadas las condiciones para obtener el financiamiento necesario.

El presidente de APEN dijo que unas diez cámaras empresariales han estado trabajando en dicho documento y entre las alternativas están el incluir en las operaciones de la Bolsa Agropecuaria otros rubros, lo que beneficiaría a pequeños productores, quienes sin necesidad de reformar ninguna ley, podrían beneficiarse con incentivos fiscales.

Estabilidad política
Zamora dijo que además de financiamiento, el país requiere de una estabilidad política y social para poder enfrentara la crisis de este año.

Consideró que los tranques, como el que realizaron el martes en el empalme de San Benito personas que se niegan a pagar sus deudas a las microfinancieras, afecta al sector exportador y no permite enfrentar unidos los efectos de la crisis internacional.

Zamora recordó que mientras en 1978 se exportaban 650 millones de dólares, en 2008 se logró llegar a mil 500 millones de dólares y que junto a la Zona Franca, la cifra podría haber llegado a los 3 mil millones de dólares.

Sin embargo, insistió en que este año las exportaciones pueden disminuir y por eso se requiere hacer un esfuerzo especial para mantener el nivel de ventas al exterior.

Incrementar ventas de alimentos
Impulsar la agroindustria es una de las alternativas que tiene el sector productivo, por tal razón, Zamora consideró importante el seminario de dos días que arrancó ayer, sobre los requisitos para exportar este tipo de productos a Estados Unidos.

Dijo que existe potencial en los rubros de frutas frescas y procesadas, pero que el esfuerzo para entrar a la agroindustria es fundamental para tener menos pérdidas en la post cosecha, el almacenamiento y llevarlos a mercados más lejanos como el europeo, algo que a Nicaragua le falta fortalecer.

Un ejemplo del potencial de este rubro está en la pitahaya, una fruta que ya se exporta a varios países y a Estados Unidos como pulpa congelada, pero que pretenden enviarla a este mercado como fruta fresca.

Juan Ernesto Mendieta, director técnico-comercial de la Asociación de Pitahayeros de Nicaragua, dijo que tienen tres años de tener en análisis a la pitahaya, para saber si es portadora de la mosca del mediterráneo, lo que ha impedido la entrada al mercado norteamericano, pero que en los estudios de varios organismos internacionales se ha demostrado que es negativo.

Espera que con la certificación para exportar pitahaya como fruta fresca a Estados Unidos, aumentarán las ventas de este rubro, cuyas áreas de siembra ya están en crecimiento.