Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

San José / Tomado de La Nación
La cosecha de café costarricense descenderá un 12% en el período 2008-2009, con respecto al anterior, según la última estimación hecha ayer por el Instituto del Café de Costa Rica (Icafé).

Esto significa que el país producirá 310 mil quintales (sacos de 46 kilos en grano procesado) menos que en el lapso anterior. La cosecha de café en Costa Rica emplea mucha mano de obra nicaragüense.

Las cifras van a tono con la tendencia a la baja presentada por la producción nacional del grano desde el período 2000-2001. En ese año cafetero, el país cosechó 3.35 millones de quintales o sacos de 46 kilos (corresponde a igual número de fanegas de café en fruta).

Entre ese lapso y el que está actualmente en recolección (2008-2009) la caída es de un 35%.

Ronald Peters, director ejecutivo del Icafé, consideró que la merma del presente año cafetero con respecto al anterior se debe a dos factores: el descenso en la atención de las plantaciones por los altos precios de fertilizantes y otros insumos, y el impacto de los aguaceros que cayeron durante noviembre y diciembre pasados.

Tras cuernos...

Durante esta década, la producción cafetera ha sido golpeada por altibajos en los precios y la consecuente tendencia de vender cafetales para construir casas y otros inmuebles.

En 2001, Costa Rica tenía 113.130 hectáreas sembradas de café. En 2006 (último dato certero) el área se había reducido a 98.681 hectáreas, según el Icafé.

En medio de esa condición, los productores recibieron el impacto de un fuerte incremento, de más del 100%, en los precios de fertilizantes, plaguicidas y otros productos, entre 2006 y mediados de 2008.

Costos de producción
Este incremento en el costo de producción incidió en la desatención de las plantas, lo que deriva en un menor rendimiento productivo.

A esa situación se unió el efecto de los aguaceros inesperados de finales de noviembre y diciembre pasados que causaron caída de granos maduros y la reaparición del hongo del “Ojo de gallo” en las partes altas. Este hongo produce también pérdidas de granos y follaje.

En mayo de 2008, el Icafé estimó que la cosecha del período 2008-2009 sería de 2.40 millones de quintales. En noviembre pasado se había reducido a 2.33 millones de bultos y la estimación de ayer la baja hasta los 2.18 millones de sacos.

Peters anunció que coordinan con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) un programa de ayuda para revertir la situación. El sector también está esperanzado en que una caída de precios de los insumos permita un repunte de la producción.