•  |
  •  |
  • END

Representantes del gobierno escucharon ayer las propuestas del sector privado para el desarrollo de un plan anticrisis durante 2009, en tanto que se conoció que el ejecutivo desistió de llevar a cabo una reforma tributaria este año, dada la compleja situación económica que el país está sufriendo en el contexto de la crisis financiera internacional.

Rosales, junto con el asesor económico del gobierno, Bayardo Arce, conversaron ayer con representantes de las 16 cámaras empresariales del país que conforman el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) para recavar sus planteamientos para enriquecer el plan que presentará el presidente Daniel Ortega al país el próximo lunes 19 de enero.

A lo largo de 2008 diferentes fuentes del gobierno expresaron la necesidad de llevar a cabo una reforma tributaria para eliminar o reducir exoneraciones fiscales a fin de incrementar las recaudaciones tributarias, mientras que por otra parte se habló de la posibilidad de elevar el techo de exoneración del impuesto sobre la renta para los asalariados de 50 mil córdobas mensuales a 100 mil.

Respecto de las conversaciones el presidente del Banco Central, dijo que el gabinete económico tomará en consideración las propuestas presentadas por las 16 cámaras empresariales para discutirlas durante el fin de semana, a fin de enriquecer el “Plan de Defensa de la Producción, el Crecimiento y el Empleo en 2009”, que el presidente Ortega presentará en detalle el lunes próximo.

Estabilidad macroeconómica
Reiteró el funcionario que es plan, que fue esbozado a los representantes de las 16 cámaras del Cosep, pretende mantener la estabilidad macroeconómica, mantener los niveles de producción y el empleo, fundamentalmente en la producción de alimentos, además del programa de inversión pública y el otorgamiento de créditos para el sector productivo.

Rosales dio mucha importancia al otorgamiento de créditos a la producción, señalando que se debe, con eso, evitar que se disminuyan los niveles productivos del país y que la situación del país se vuelva más compleja y en ese sentido dijo que están asegurados los fondos y las fuentes de donde saldrá ese financiamiento.

Reiteró en ese sentido que el llamado plan anticrisis tiene financiamiento asegurado para el corriente año y afirmó que esos fondos llegarán de organismos financieros internacionales fundamentalmente y de alguna fuente bilateral
En torno a la reorientación de los fondos del Estado en la banca comercial hacia el sector productivo, explicó que deben estar en función de los intereses supremos de la nación y lo fundamental para el país es garantizar recursos para sostener los niveles productivos y garantizar el empleo.

Sin embargo, añadió que el gobierno no tiene por filosofía presionar a la banca, ni a ningún otro sector económico, productivo o financiero, por otra parte, dijo que el Presidente Ortega, dentro de los anuncios que hará el lunes próximo, está un aspecto vinculado al salario mínimo.

Sector privado presenta inquietudes
Entre tanto, César Zamora, Presidente de la Cámara Americana Nicaragüense de Comercio, Amcham, dijo que una de las más fuertes inquietudes de los empresarios, presentadas a los representantes del gabinete económico, fue que en 2009 haya un estado macroeconómico fiable para, con posibilidades reales de hacer cosas, enfrentar la crisis mundial.

Añadió que toda medida de emergencia debe contar con los consensos de la sociedad en su conjunto y que es importante que se dé en un marco de gobernabilidad, en el cual sea partícipe la Asamblea Nacional y que acompañen al país en ese esfuerzo de nación.

Aseguró el presidente del Amcham que el Cosep tendrá lista, en la primera semana de febrero, la propuesta del sector privado para enfrentar la crisis económica en 2009, pero que en la reunión que se realizó con representantes del gobierno adelantaron parte de sus propuestas para que sean tomadas en cuenta por el Ejecutivo en su presentación del plan de emergencia del lunes.

Respecto del salario mínimo señaló que la posición del Cosep es que sólo haya una reunión anual de revisión y aseguró que están trabajando con sindicatos en un proyecto de ley al respecto. Actualmente la ley dice que el salario mínimo debe ser revisado dos veces al año.

“Lo que se requiere es defender el empleo y creo que hay conciencia plena en el equipo económico que a eso nos debemos todos, las empresas, el gobierno y los trabajadores”, explicó el dirigente empresarial.

Entre tanto, Manuel Álvarez, representante de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, consideró que la cita con el gobierno fue positiva y destacó que lo que más se demandó del Ejecutivo es estabilidad política y que los productores del agro pidieron reparación de caminos, además que se prorroguen las exoneraciones fiscales hasta por 10 años, pero consideró que posiblemente se hará sólo por un año.