Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Los precios del petróleo registraron otra caída ayer en Nueva York, pese a la aparente firmeza de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, en víspera del informe semanal sobre stocks del departamento de Energía estadounidense.


En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril para entrega en marzo terminó en 41.58 dólares, en baja de 4.15 dólares en relación al cierre del lunes.


En Londres, el Brent del mar del Norte con el mismo vencimiento perdió 3.23 dólares a 43.73 dólares el barril.


“Es el mismo fenómeno que experimentó el mercado cuando no pudo lograr impulso luego de alcanzar sus pisos o los niveles de resistencia (niveles de precios lo suficientemente bajos como para servir de apoyo) la semana pasada. Estamos cerca de los 50 dólares, pero no hay impulso por encima de esos niveles”, afirmó Mike Fitzpatrick, de MF Global.


Los precios pudieron ser afectados además por las expectativas negativas de los inversores antes de la publicación de las cifras de reservas semanales de petróleo en Estados Unidos, que se prevén nuevamente en ascenso, pese a la ola de frío que asola al país.


Según los analistas interrogados por la agencia Dow Jones Newswires, los stocks de crudo habrían aumentado en 2.9 millones de barriles y los de gasolina 1.5 millones durante la semana finalizada el 23 de enero. Las reservas de productos destilados, que incluyen diesel y combustible para calefacción, por el contrario, se esperan en baja de 700 mil barriles.


La caída de 9 % de los precios registrada ayer se produjo pese a la acumulación de informaciones sobre una aparente disciplina de los miembros de la OPEP en relación a las cuotas asignadas luego de la reducción de la producción decidida en diciembre.


Pero algunos observadores dudan de este cambio de situación de la oferta. Ayer el gabinete londinense Centre for Global Energy Studies (CGES) afirmó que el cartel habría “reducido su producción en más de 2.3 millones de barriles diarios en relación a su nivel de septiembre”, pero que falta aún para “alcanzar la reducción de 4.2 millones de barriles prometida” por el cartel.