•  |
  •  |
  • END

Los precios del petróleo descendieron levemente este jueves en Nueva York, en un mercado oscilante entre la depresión de la economía mundial y en consecuencia de la demanda de crudo y la esperanza de una reactivación en Estados Unidos gracias al plan de Barack Obama.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (designación del “light sweet crude” negociado en EU) para entrega en marzo terminó en 41.44 dólares, en baja de 72 centavos en relación al cierre del miércoles, borrando las ganancias logradas en esa jornada.

Por el contrario, en Londres, el barril de Brent del mar del Norte con el mismo vencimiento subió 50 centavos, a 45.40 dólares.

“El mercado está hesitante” (oscilante), comentó Antoine Halff, de Newedge Group. “Muchas preguntas permanecen sin respuesta. Muchos participantes esperan que se precise el plan de reactivación económica. Algunos analistas piensan que dinamizará la economía, y en consecuencia la demanda de petróleo”, explicó.

El plan de más de 800 mil millones de dólares de la administración Obama fue aprobado el miércoles por Representantes y está ahora a consideración del Senado.

Los operadores intentan ahora interpretar las últimas estadísticas sobre stocks petroleros de Estados Unidos, publicados el miércoles.

Por una parte, el descenso inhabitual en la estación de las reservas de gasolina, sostuvo al mercado, notó Halff. Por otro lado, los stocks de crudo aumentaron nuevamente en forma masiva la semana pasada, ganando 6,2 millones de barriles, dos veces más que lo previsto, señal de una demanda anémica.

Las estadísticas económicas continúan mostrando una degradación de la economía del primer consumidor mundial de crudo.

Las órdenes de bienes durables bajaron más que lo esperado en diciembre, mientras que las demandas de beneficios por desempleo registraron un nuevo techo la semana pasada.

Además, “el descenso de la demanda se extiende al resto del mundo”, subrayó Bart Melek, de BMO Capital Markets, recordando que el Fondo Monetario Internacional redujo radicalmente sus previsiones de crecimiento de la economía mundial.

“Pese a lo que dice la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo, ndlr) y sus decisiones, los temores sobre la demanda continuarán siendo un factor clave por el momento”, consideró el analista.