• Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Los efectos del cambio climático y la falta de financiamiento a los productores han provocado en el departamento de Rivas una reducción del área de siembra del cultivo de papaya, así como la caída del rendimiento de las cosechas.

Hasta el 2012 el cultivo de papaya en tierras rivenses se extendía por 319 manzanas, según el IV Censo Nacional Agropecuario (Cenagro), realizado por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), pero en la actualidad los productores aseguran que el área de siembra ha caído entre un 40% y 44%.

  • La papaya es distribuida en mercados de Managua y Masaya, y en algunos supermercados del país. Debido a que la producción registra un descenso, los precios de la fruta oscila entre 300 y 350 la docena.

Manuel Angel Rodríguez, productor y acopiador de papaya del municipio de Rivas, confirmó que el área que se está destinando en el departamento de Rivas para el cultivo de esta fruta oscila entre las 180 y 200 manzanas.

“La reducción se debe a que son pocos los que se aventuran a cultivar por temor a las sequías. La escasez de agua es alarmante, las norias se están secando, al igual que los pozos y ante este fenómeno no tenemos respaldo para optar a financiamiento para implementar sistemas de riegos eficientes”, explicó Rodríguez.

Actualmente este productor suministra agua a sus 17 manzanas de papaya, con una noria que asegura ya está caducando y requiere de mayor profundidad, lo que implicaría gastos extras como contratar una retroexcavadora que cobra US$80 la hora.

Cosechas

A la reducción del área de siembra, se suma la caída del rendimiento de las cosechas, hasta en un 47%, pues hasta hace un par de años la producción promedio por manzana era de 1,500 docenas y en la actualidad en esta misma área se produce entre 700 y 800 docenas.

El ingeniero agrónomo Donald Obregón es uno de los mayores productores de esta fruta al disponer de 32 manzanas entre las variedades criolla, maradol y una híbrida conocida como pococi, originaria de Costa Rica.

Según Obregón, el rendimiento de las cosechas se ha visto afectado por el cambio climático, “ya que además de las sequías, las plantaciones también se ven afectadas por las altas temperaturas que hacen abortar el proceso de floración, ocasionando un deceso de la producción”.

Los hermanos Marvin e Iván Rayo producen 10 manzanas en el municipio de Potosí y compran las cosechas a 8 productores para comercializarlas en Managua, “pero actualmente nos está costando encontrar fruta suficiente, pese a que recorremos los sitios donde tradicionalmente se cultiva papaya: la comunidad Chacalapa, del municipio de Belén; El Rosario, del municipio de Rivas; San Jorge y Potosí”.

Buenos precios

La papaya producida en este departamento es distribuida en los mercados de Managua, Masaya y en algunos supermercados. Sin embargo, debido a que la producción registra un descenso, los precios son atractivos, ya que oscilan entre 300 y 350 córdobas la docena.

Por los buenos precios de la fruta, el productor de Potosí Cristóbal Leal decidió incrementar su área de siembra de 4 a 10 manzanas, que alimenta con un sistema de riego por goteo: “En este momento la fruta se ha escaseado y la están pagando a buen precio”.

El productor Denis Rayo es proveedor de plantas de papaya y asegura que abastece al 80% de los productores de Rivas. Agregó que la falta de agua ha afectado a la mayoría de sus clientes. Rayo vaticina que muchos no lograrán sacar sus cosechas y que durante los próximos meses la escasez incrementará.

Actualmente, los productores rivenses aportan al mercado nacional entre 2,000 y 2,200 docenas de papaya a la semana. Pese a que el área de siembra se ha reducido, el cultivo de papaya siempre se ubica como el tercer rubro en importancia en este departamento, superado únicamente por la caña de azúcar y el plátano.

Según los productores, para hacer producir una manzana tienen que invertir entre US$2,000 y US$2,500 debido a que ahora consumen mucho más energía que antes: “El uso de los sistemas de riego se ha extendido, ya que en vez de usarlos en cuatro meses se usa en diez, debido a las escasas precipitaciones”, explicó Obregón.