Ervin Sánchez
  •  |
  •  |
  • END

El próximo 20 de febrero las distintas naciones de América Central intentarán ponerse de acuerdo en Tegucigalpa, Honduras en una política común en torno, entre otros temas, a normas de origen y producción de los productos a enviar a Europa en cuanto se ponga en vigencia el acuerdo de libre asociación con el viejo continente.

El planteamiento lo realizó ayer el ministro de fomento, industria y comercio Orlando Solórzano, quien dijo que en un contacto con la Comisaria de la Comisión Europea, quedaron de acuerdo que es importante reforzar las negociaciones técnicas del acuerdo de asociación para culminarlas aproximadamente en junio.

Señaló Solórzano que al culminar las negociaciones técnicas, posteriormente continuarán preparando los documentos del acuerdo y continuar con los temas más generales en el 2010, pero para ello, agregó, tenemos que superar algunas restricciones impuestas por la parte europea en materia no arancelaria, pese a que se avanzó en el tema arancelario.

Algunas restricciones son medidas sanitarias, fitosanitarias, con las normas de origen y normas técnicas, que por ese lado sentimos que lo avanzamos por un lado, por otro lado podría ser detenido, Así que necesitamos más flexibilidad por la parte europea, además en las propias negociaciones comerciales.

Europa tiene normas técnicas muy rígidas, como en procesos de elaboración de productos, inocuidad de los alimentos, trazabilidad de productos alimenticios y empaques, son normas técnicas, sin embargo la idea no es solicitar que éstas se flexibilicen, sino que nos den cooperación en procesos de producción para poder cumplir con ellas.

En cuanto a normas de origen, dijo que se tiene que coordinar a la propia América Central, tomando en cuenta que no hay una posición definida, dado que el mayor énfasis que se ha hecho es el del comercio, pero Nicaragua desea que se ligue a la producción, algo en lo cual, dijo está en el espíritu de las primeras conversaciones con Europa para un acuerdo de asociación.

Los países centroamericanos tienen diferentes políticas de producción, por ejemplo Costa Rica ha decidido no producir maíz, “pero en Nicaragua sí lo producimos, igual que frijoles y otros productos agropecuarios, por lo tanto nosotros queremos una norma poco flexible de origen del producto, pero los países que no son productores piden flexibilidad para poder importar de donde quieran con bajos aranceles”.

Recordó que el 20 de febrero se volverán a reunir los ministros centroamericanos en Tegucigalpa para coordinarse y plantear posiciones comunes para comenzar la discusión el 30 de marzo en Bruselas, Bélgica.