•  |
  •  |
  • END

La publicación del consejo directivo del Instituto pro Competencia en el diario oficial La Gaceta, fue considerado positivo por José Adán Aguerri, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, quien espera que la Asamblea Nacional ratifique dichos nombramientos la próxima semana.

Aguerri expresó su satisfacción porque en dicho consejo directivo se tomó en cuenta a los dos miembros propuestos por el Cosep; Cairo Amador como propietario y Mauricio Peralta como suplente. Como presidente aparece Luis Humberto Guzmán y Eyra Reyes Jerez por el FSLN.

El presidente del Cosep señaló que aunque la Asamblea Nacional ratifique el nombramiento de dicho consejo directivo, el Instituto pro Competencia no podrá operar si no existe un presupuesto para ello y en la Ley de Presupuesto del 2009 efectivamente no hay recursos para dicha institución.

Mercado concentrado

La función del Instituto pro Competencia es regular las prácticas anticompetitivas que se lleven a cabo en el mercado nicaragüense, para tratar de evitar que algunas empresas sean afectadas por acciones monopólicas u oligopólicas por parte de otras.

La Ley de Competencia establece sanciones monetarias para las empresas que incurran en prácticas anticompetitivas, las que van del uno al diez por ciento de las ventas netas del negocio.

De acuerdo a estudios de organismos internacionales y entidades gubernamentales, en Nicaragua el mercado está caracterizado por prácticas oligopólicas, propias de una economía pequeña, donde dos o tres empresas controlan la mayor parte de un sector.

Los estudios indican que los precios de monopolio, oligopolio o cartel, son de un 40 por ciento más, lo que impacta directamente en el valor adquisitivo del consumidor.

Investigaciones de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) y otros que se han hecho a nivel nacional, han determinado que Nicaragua tiene un mercado muy concentrado, es decir, que unos pocos manejan la mayor parte de un negocio e incluye a la banca, la telefonía fija y celular, además de prácticas anticompetitivas en la energía eléctrica, la industria harinera, la distribución de medicamentos, los insumos agropecuarios y los productos atmosféricos, entre otros.