Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El Senado estadounidense aprobó finalmente su versión del plan de reactivación económica bajo la presión del presidente Barack Obama, cuya administración presentó nuevas medidas para rescatar al sistema financiero, que no impidieron la caída de las bolsas mundiales.

Este martes era considerado un día clave, porque el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, anunció un programa de tres puntos en el que se incluye un fondo inicial de 500,000 millones de dólares para absorber los activos tóxicos en poder de los bancos.

Geithner anunció que el plan de rescate financiero de la administración Obama “empleará toda la fuerza del gobierno federal en asociación con la iniciativa privada”. Advirtió que la crisis financiera por la que pasa Estados Unidos es “sin precedentes”, no hay forma de que se resuelva en pocos meses y dijo más tarde: “Voy a ser honesto, creo que este plan va a costarle muy caro al país y necesitará recursos sustanciales”.

La Reserva Federal, por su parte, anunció la extensión hasta de un billón (millón de millones) de dólares del programa de rescate bancario para sostener el crédito al consumo y el crédito hipotecario. La Fed aceptará títulos respaldados por hipotecas y por créditos para automóviles, para tarjetas de crédito, para crédito estudiantil, y para pequeñas empresas.

El Senado estadounidense aprobó finalmente su versión del plan de reactivación económica de 838,000 millones de dólares, debiendo iniciar ahora difíciles negociaciones con la Cámara baja para aunar un proyecto a enviarse a la firma del presidente Obama esta semana.

El paquete, que deberá ser conciliado ahora con el aprobado por representantes, de un monto de 819,000 millones de dólares y enviado al presidente Obama antes del 16 de febrero.

Los planes de ambas cámaras del Congreso son similares, pero la oposición republicana consiguió en el Senado ampliar los recortes de impuestos para los hogares y empresas, por unos 100,000 millones de dólares, y disminuir en gran medida los gastos sociales de la propuesta de los representantes demócratas.