•  |
  •  |
  • END

Hasta ahora la economía nicaragüense logró resistir este año los embates del alza internacional en los precios de los carburantes, pese a que ese impacto ha sido bastante fuerte a nivel mundial y determinante en las presiones inflacionarias exógenas que está recibiendo el país.

El planteamiento lo realiza el doctor en economía Róger Cerda, quien señala que aún cuando el costo de la facturación pesa sobre la economía nicaragüense, el Producto Interno Bruto (PIB) del país continúa creciendo. Recientemente, el Presidente del Banco Central afirmó que el PIB de la nación se ubicaría en 3.7 por ciento.

De acuerdo con el economista y conocedor de temas petroleros, en 2007 el valor de la facturación petrolera andará por el orden de los 700 millones de dólares, similar al de años anteriores.

El que la economía continuara creciendo durante 2007 es para el economista una hazaña, tomando en cuenta que parte importante de la población del país vive con un ingreso per cápita de menos de un dólar y que los precios internacionales del petróleo elevaron los costos internos de la producción nacional en los distintos ámbitos.

El doctor en economía señala que pese a que los precios del petróleo han alcanzado cifras muy altas, incluso muy cerca de los 100 dólares por barril, son los costos promedios de adquisición anual los que determinan la estructura económica del país.

Trabajando con precios promedios
Alertó Cerda a no dejarse llevar por los efectos sicológicos que tienen las burbujas de un día de los precios de los carburantes a nivel mundial, sino que reiteró que lo determinante es el valor promedio del producto adquirido.

El conocedor en temas petroleros señaló que el crudo subió fuertemente en 2007, a nivel mundial. Sin embargo, localmente el precio promedio que tuvo el aceite fue de 71 dólares por barril, en tanto que la inflación nacional fue de nueve por ciento de enero a octubre.

El doctor Cerda recordó que para el año 2004 el precio de referencia internacional para Nicaragua fue de 41.40 dólares por barril, en 2005 alcanzó los 56,60 dólares, en 2006 fue de 66.30 dólares y en 2007 vamos por 71 a estas alturas del año.

En ese sentido el precio promedio del barril de petróleo para Nicaragua se habría movido de 2005 hasta 2007 unos 15 dólares, mientras que en el último año se movió alrededor de cinco dólares respecto a 2006.

Efectos se dejan más severamente a partir del 2007
De acuerdo con el doctor Cerda, para medir los efectos reales del petróleo en la economía no se puede estar tomando las cifras alcanzadas en los momentos de explosión del crudo, sino que al estudiar el verdadero comportamiento se debe analizar la transición del valor internacional del crudo a la economía nacional.

Sostiene el analista económico que entre 2004 y 2005 la economía nacional resistió bastante el precio internacional del petróleo que aún no había afectado o penetrado a la inflación básica, pero ahora sí está repercutiendo, reflejándose en el costo de la vida, cuyos insumos de producción se elevaron fuertemente, en tanto que también los alimentos y las materias primas registraron una importante alza.

En ese sentido señaló que hay que quedar claro de que los fenómenos negativos que han ocurrido en la economía nacional han sido producto de choques externos, los cuales no se combaten con políticas monetarias, sino con ofertas y con algunas medidas fiscales y reducción de la pobreza, además del impulso de programas sociales alimentarios y productivos, como algunas de las que ha tomado el gobierno actual.

Por otra parte, dijo que el acuerdo petrolero con Venezuela ha venido a amortiguar la presión sobre la balanza comercial del país, sin embargo, auguró que el precio de los alimentos continuará elevado en los próximos tres años.

Agregó Cerda que probablemente se entrará a un ciclo de 10 a 20 de altos precios de alimentos de materias primas, lo cual es espada de doble filo, porque beneficia a los productores, pero afecta a los consumidores, por lo que hay que pensar en medidas sociales para la gente pobre de zonas urbanas.