•  |
  •  |
  • END

Aunque el ministro de Agricultura de Honduras, Héctor Hernández, prometió que en ocho días se resolvería el problema de las trabas a la carne nicaragüense, los ganaderos e industrias cárnicas del país solicitaron una reunión urgente al Mific y el Magfor para evitar que este tipo de conflicto se vuelva a presentar.

Ronald Blandón, gerente general de la Comisión Nacional Ganadera, Conagan, dijo que esta organización, en conjunto con los industriales de la carne y la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo, Canislac, solicitaron a los ministros de Fomento, Industria y Comercio, y Agropecuario y Forestal, una reunión urgente para ver cómo se pueden enfrentar estos problemas de las trabas comerciales en el futuro.

El objetivo, según Blandón, es evitar lo que ocurrió recientemente con Honduras, que se les informó que el problema ya estaba solucionado y en la práctica se continuaron aplicando los obstáculos al ingreso de la carne.

“El problema es que estas trabas se suspenden y a la vuelta de la esquina caemos de nuevo con otras actuaciones que obstaculizan el comercio. Por eso queremos abordar el tema con los ministros del Magfor y Mific, para ver cuál será la estrategia exportadora para garantizar el futuro de estos rubros en Centroamérica, que es el mercado en el que estamos inmersos y por qué en los otros no se presentan los obstáculos”, expresó.

El viernes pasado, durante la reunión del Consejo Agropecuario del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, en Managua, el ministro de Agricultura y Ganadería de Honduras, Héctor Hernández, prometió que en el término de una semana la carne nicaragüense estaría entrando fluidamente al mercado hondureño.

Trabas a producción nica

El gerente de Conagan dijo que en el encuentro que sostendrán con el Magfor y Mific, analizarán los problemas que han estado enfrentando los productos nicaragüenses en el comercio centroamericano, desde Panamá hasta Guatemala.

Las trabas comerciales las ha enfrentado Nicaragua con varios países y diversos productos en la región y con algunos de ellos el problema ha sido recurrente, como es el caso de El Salvador, donde constantemente están afectando la libre entrada de queso y otros productos lácteos.

Los productores han demandado la aplicación de medidas recíprocas para productos de los países que ponen obstáculos al comercio de Nicaragua, pero las autoridades locales prefieren resolver a través de negociaciones.

Problemas anunciados

Oscar Alemán, Consultor empresarial, dijo que el planteamiento que hace poco hizo el sector empresarial al gabinete económico, sobre la tendencia que existía de parte de países centroamericanos, para trabar el comercio de ciertos productos locales, se está cumpliendo, porque después de la carne, Costa Rica anunció otra medida para frenar la entrada del frijol de Nicaragua.

Explicó que el anuncio que hizo el gobierno de Costa Rica relacionado con imponer una denominada “cláusula de desempeño” para los comerciantes de frijol, es una traba más para los productos nicaragüenses, porque quien quiera vender el grano en ese país, estará obligado primero a comprarle a productores ticos.

Alemán afirmó que si Costa Rica aplica esa medida con el frijol, los nicaragüenses deberíamos de aplicar la misma cláusula para algún producto tico, porque está claro que se trata de medidas proteccionistas que están prohibidas por la Organización Mundial de Comercio, OMC.

El consultor empresarial afirmó que aunque los hondureños cumplan la promesa de destrabar la entrada de carne nicaragüense, los ganaderos e industriales locales, ya tienen un daño importante, porque se estima en más de 1 millón de dólares, sólo en lo que dejaron de vender.

Sin embargo, más que la reducción en las ventas, Alemán consideró un serio perjuicio que reciben los productores nicaragüenses ante los compradores, porque quedan marcados como abastecedores no seguros, lo que implica un costo para la empresa y para el país.

Dijo que lo más recomendable para los ganaderos hondureños sería que, ya que ellos son también parte de la Alternativa Bolivariana para las Américas, Alba, que exporten también carne bovina a Venezuela, para que le quiten presión a su mercado local y al exportador.