Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

¿Podrán los gobiernos de Centroamérica endeudarse en 2009?

En 2009, los gobiernos centroamericanos deberán enfrentar por un lado, una importante caída de los ingresos tributarios, y por otro, una mayor demanda de toda la sociedad para que el Estado ponga en marcha programas de protección social que beneficien a los más vulnerables, así como proyectos de infraestructura y desarrollo rural que generen oportunidades de ingreso, tanto a trabajadores como a empresarios.

Considerando la estrechez de recursos públicos, llevar a buen término la ejecución de los presupuestos públicos, e implementar planes de emergencia ante la crisis económica, obligará a los gobiernos a endeudarse. En ese sentido, el análisis de los indicadores de la deuda pública, permite concluir la capacidad de endeudamiento en 2009.

Según algunos indicadores de deuda, es posible agrupar a los países de Centroamérica en tres grupos. En el primero, se encuentran Costa Rica y Panamá con deudas públicas que sobrepasan el valor crítico aceptado de 35% del PIB, con un pago de intereses por deuda que representó, en 2008, más del 20% del presupuesto del gobierno central, y con deudas por habitante en aumento. Estos países tienen un nivel de endeudamiento peligroso para su estabilidad económica, en el contexto actual, por lo que será preciso estudiar a profundidad sus posibilidades de endeudamiento.

El Salvador y Nicaragua constituyen el segundo grupo, con una deuda cercana al 35% del PIB y con pago de intereses que se aproxima al 2% del PIB. En ambos países el menor flujo de remesas familiares, aunado al menor crecimiento económico, podría anticipar problemas en el pago de la deuda contraída y, en el caso de El Salvador, en la capacidad de contratar nuevos préstamos en el exterior.

Finalmente, en el tercer grupo se encuentran Guatemala y Honduras, países cuya deuda pública ronda el 20% del PIB, y en donde el pago de sus intereses representó menos del 10% del presupuesto público. En Guatemala el problema del endeudamiento, será la baja carga tributaria, mientras en Honduras, al igual que en Nicaragua, las posibilidades de utilizar la deuda como mecanismo de financiamiento es algo restringido, debido a su participación en la iniciativa dirigida a los Países Pobres Altamente Endeudados.

Si bien será complicado para Centroamérica buscar recursos financieros, en este momento, la sociedad centroamericana y sus gobiernos deben tener presente que el endeudamiento público, aunado a la estabilidad política, social y económica puede facilitar el crecimiento económico, siempre que los recursos obtenidos sean utilizados de manera transparente y oportuna, en actividades que promuevan el desarrollo.