•  |
  •  |
  • END

Los representantes de los diferentes sectores que conforman la cadena productiva del frijol, se reunieron ayer para tratar de lograr un consenso en la estrategia que pondrán en marcha para actuar como un sistema unificado para desarrollar el potencial que tiene el rubro en el mercado interno e internacional.

En el evento se llevó a cabo la presentación de un estudio denominado “Estrategia de competitividad de la cadena de valor del frijol”, que destaca la prioridad que debe tener este rubro en base a su potencial de mercado, producción sostenible y capacidad de generar ingresos y empleo para la población rural.

En el estudio se menciona la importancia que ha logrado el grano en las exportaciones, gracias a la fuerte demanda de la comunidad latina en Estados Unidos, factor que ha impulsado el crecimiento de los ingresos por exportaciones, sumando la demanda del mercado centroamericano.

Las exportaciones del grano pasaron de 27 millones de dólares en el 2005 a 39 millones de dólares en el 2006 y según datos del Banco Central de Nicaragua, BCN, en el 2008 el monto llegó hasta los 79 millones de dólares.

Según el estudio, presentado por Santos Palma, Gerente de Cadenas de Valor del organismo Catholic Relief Sevices, CRS, el 91 por ciento de la producción de frijol está en manos de pequeños productores que cultivan menos de tres manzanas, mientras que otro 5 por ciento siembra entre 3 a 5 manzanas.

El representante de CRS dijo que por estar en manos de pequeños productores, la producción del grano enfrenta muchas dificultades, entre ellas la falta de financiamiento y asistencia técnica para elevar la productividad.

Fortalecer cadena productiva

Jeferson Shriver, director del proyecto Acordar, dijo que el objetivo del encuentro es fortalecer la cadena productiva del frijol entre productores, compradores, proveedores de servicios financieros, insumos agrícolas y otros.

Dijo que pretenden fortalecer la competitividad de la cadena productiva del grano en un escenario de ganar-ganar.

Agregó que pretenden “fomentar mejores niveles de productividad, impulsando el uso de semilla certificada, sistema de riego, seleccionando microzonas donde el frijol produce mejor”.

Planta de procesamiento

Shriver señaló que próximamente estarán inaugurando la nueva planta de procesamiento de frijol en el municipio de Sébaco, en la que se invertirán 600 mil dólares y tendrá una capacidad de almacenamiento de 30 mil quintales del grano, que se destinarán para el mercado interno y la exportación.

Dicha planta será administrada por la Central de Cooperativas de Servicios Múltiples de Exportación e Importación, Cecoopsemein.

El proyecto es parte del programa Acordar (Alianza para crear oportunidades de desarrollo rural a través de relaciones agroempresariales), que es patrocinado por CRS y financiado por la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos, USAID.

En dicho proyecto también participan otros organismos como TechnoServe, Lutheran World Relief y Aldea Global.

Con el programa se están beneficiando más de 3 mil pequeños productores de frijol, a quienes se les garantiza la entrega de semilla de calidad, capacitación en buenas prácticas agrícolas, buenas prácticas de manufactura, y costos de producción.

También se les apoya en la consecución de contactos de mercado, y la organización en alianzas estratégicas para poder enfrentar mejor el mercado.