Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Los efectos de la crisis financiera que impacta a Centroamérica, CA, podrían extenderse a 2010, por lo que se requieren fondos externos para dotar de un “blindaje” a la región para preservar los logros de los últimos años, dijeron los ministros de Hacienda.

La crisis “ya tiene repercusiones negativas en los países de la región, presentándose un panorama difícil para el año 2009 que podría extenderse al 2010”, dijeron los ministros centroamericanos y de República Dominicana, al término de una reunión en San Salvador.

Los ministros destacaron la importancia de mantener “la protección social y el empleo, así como la necesidad de asegurar un ritmo de inversión pública”, en una declaración suscrita al término de la cita de un día.

La crisis ha golpeado duramente a esta región muy dependiente del comercio con Estados Unidos, al caer las exportaciones y las remesas familiares, y al dispararse la inflación (en 2008) y el déficit de las finanzas públicas.

A la cita, encabezada por el ministro salvadoreño William Handal, asistieron también los titulares de Hacienda de Guatemala, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, y la subsecretaria de República Dominicana.

“Los ministros han mantenido un diálogo con gobiernos amigos y organismos internacionales para gestionar el respaldo económico que se requiere para apoyar la prevención y el blindaje ante un mayor contagio en la región”, dice la declaración, que contiene un llamado a los organismos internacionales a “aportar liquidez contingente y recursos para la inversión”.

Logros en riesgo

La crisis amenaza los logros “de los últimos quinquenios” en la región, como “haber alcanzado la paz, fortalecido la democracia, ordenado el sistema financiero, logrado la estabilidad macroeconómica, así como haber asegurado avances importantes en materia de integración regional y apertura de mercados”, dijeron los ministros.

Agregaron que “en el contexto de un comportamiento económico más adverso, las finanzas públicas tenderán a reflejar un mayor déficit y requerir mayor flexibilidad para amortiguar los efectos de la crisis”.

En este contexto, los recursos externos (aportados por organismos como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o el Banco Interamericano de Desarrollo) “deberían ser la fuente principal para cubrir el mayor déficit, jugar el rol anticíclico y mantener las inversiones”, dijeron los ministros.