•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Fondo Monetario Internacional (FMI) discutirá a fondo en sus futuras visitas a Nicaragua cuáles son “los cimientos” del crecimiento de la economía nicaragüense.

“Nos decían las autoridades, con cierta razón, que el Fondo (Monetario Internacional) tiende a ser un poquito pesimista en cuanto a la proyección de las tasas de crecimiento futuras de Nicaragua. Y en ese sentido, hemos tenido un diálogo sobre cuáles serían las razones que pueden explicar que esas tasas a futuro sean mayores de las que nosotros tenemos en nuestras previsiones. Eso es algo que vamos a seguir discutiendo”, aseveró Fernando Delgado, nuevo jefe de misión del FMI para Nicaragua.

Delgado explicó que hay un sinnúmero de cambios estructurales que efectivamente explican por qué Nicaragua ha aumentado sus tasas de crecimiento en los últimos años y lo puede seguir haciendo en el futuro.

A inicios de octubre de este año, el organismo financiero internacional proyectó que el país crecerá 4.5% en 2016 y 4.3% en el 2017, manteniendo sus previsiones de junio pasado.

El FMI concluyó ayer su primera visita técnica a Nicaragua, desde que cerrara sus oficinas en Managua en agosto reciente, concluyendo que “el desempeño macroeconómico del país permanece robusto en 2016”.

Gerardo Peraza, a cargo por última vez de la misión del FMI en Nicaragua, manifestó que se trató de una “misión preparatoria” para la consulta anual que realizará el organismo financiero internacional en 2017.

Ovidio Reyes, presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), destacó que los funcionarios del FMI pudieron confirmar que “efectivamente la economía viene avanzando”.

“Nosotros, el Banco Central, mantenemos nuestra estimación entre 4.5% y 5% de crecimiento. La inflación la estamos esperando que no supere el 4%. Es un año en el cual se ha mantenido la estabilidad financiera y la estabilidad macroeconómica y de las principales variables (de la economía)”, afirmó Ovidio Reyes.

Agregó que ha habido este año un fortalecimiento del sistema financiero y del sector productivo en general. Fernando Delgado y Ovidio Reyes.

Por su parte, Gerardo Peraza resaltó que “a pesar de las difíciles condiciones externas, la actividad económica del país sigue siendo dinámica”.

“Para el 2016 se proyecta un crecimiento (promedio) de 4.7%, apoyado en gran parte por la fuerte producción agrícola y la actividad comercial. Se prevé que la inflación, como lo mencionó el gobernador (el presidente del Banco Central) se moverá hasta en niveles por debajo del 4%, dado los bajos precios de alimentos y de otros productos básicos”, dijo el funcionario del FMI, de nacionalidad salvadoreña.

El especialista del FMI señaló que aunque ha habido una reducción en la factura petrolera este año, se espera un deterioro en la cuenta corriente externa, debido a la debilidad de la demanda externa y reducción de los precios de algunos productos de exportación claves para Nicaragua.

“Se proyecta que las reservas internacionales brutas (RIB) se mantendrán en niveles estables similares a los del año pasado”, aseveró Peraza.

Además, expresó que el sistema financiero del país “se encuentra sólido”.

“A pesar del fuerte crecimiento crediticio, las tasas de adecuación de capital están por encima de lo requerido y los niveles de morosidad de la cartera de créditos están bajos”, subrayó Peraza.

Al ser consultado por los periodistas, Peraza señaló que uno de los factores muy particulares que ha permitido el crecimiento económico del país es “la cooperación cercana entre el Gobierno y el sector privado, que lleva a una situación en la que consensúan proyectos de leyes, actividades y esfuerzos”.

La economía de Nicaragua crecerá por encima del 3.9% de Centroamérica en 2016 y del 4.1% de la región en 2017, según las previsiones del FMI.

Choques externos

Los funcionarios del FMI mencionaron ayer que hay varios factores externos que pueden afectar a Nicaragua durante los próximos años.

“Yo diría que quizás los más relevantes en este momento son qué va a pasar con los precios de los productos de exportación claves, que han afectado la balanza de pagos”, acotó Fernando Delgado.

De acuerdo con el Banco Central, el valor de las exportaciones de Nicaragua totalizó US$1,734.8 millones al tercer trimestre del año, es decir, 9% menor al del mismo período de 2015.

Como otros factores externos, Delgado mencionó que habrá que ver las políticas de países que inciden sobre Nicaragua, como Estados Unidos, el principal socio comercial del país. 

“Estados Unidos es uno de ellos. No solamente referido al Nica Act, sino en general (sobre) cuál va a ser la política de los Estados Unidos, que puede afectar aspectos como las remesas de migrantes, el comercio internacional, el costo de la deuda, puede afectar de muchísimas formas a la economía nicaragüense”, argumentó el funcionario del FMI.