Leoncio Vanegas
  •   San Lucas, Madriz  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desplazarse por un sendero rocoso y boscoso, a pie o montado a caballo; avistar animales silvestres como venados, tigrillos, leones pumas, garrobos, iguanas, entre otros, en horas nocturnas, son algunas de las opciones que ofrecen los comunitarios de Miquilse para atraer a turistas nacionales y extranjeros.

Es una comunidad dentro de una de las zonas adyacentes del Cañón de Somoto, en las riberas del río Tapacales, uno de los nacientes del río Coco.

Los pobladores han iniciado un proceso de elaboración de propuestas para agregar el turismo rural comunitario y así complementar los ingresos de las familias que viven de la producción de granos básicos para el autoconsumo.

Recursos

Wiston René Moreno Martínez, estudiante de inglés en una universidad en Somoto, resalta algunos aspectos que denota la comunidad.

“Tenemos cosas de tiempos antepasados y esto en la cultura es importante. Hay sitios que se cree fueron habitados por pueblos originarios. Cerca de aquí están unas aguas termales con fumarolas”, mencionó.

Una de las giras que propone como atractiva es la exploración nocturna para tomar imágenes u observar animales silvestres por los bosques ribereños del río Tapacales. Mencionan que hay cuevas con petroglifos, grabados por los chorotegas.

“Con esa finalidad de ofrecerlo como atractivo turístico, tratamos de evitar la caza indiscriminada para evitar la extinción de estos animalitos. Y queremos que las autoridades nos apoyen en este propósito”, sugiere Moreno Martínez.