•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras una reunión de dos días, el Comité de Política Monetaria de la Fed (FOMC) anunció un aumento de un cuarto de punto porcentual de su tasa directriz, que ahora quedó entre 0.50% y 0.75%, lo cual entraña el riesgo de un alza del costo del crédito en Estados Unidos.

Hace justo un año, la Fed hizo su primer aumento en casi una década y puso término a su política de tasas nulas aplicada desde 2008 para sostener la recuperación económica tras la Gran Recesión de 2008-09 y dar fluidez al crédito.

Desde diciembre pasado la entidad se rehusó a subir nuevamente las tasas. Alegó riesgos como el débil crecimiento mundial, los potenciales problemas de la ruptura británica con la UE (brexit) o la inminencia de la elección presidencial estadounidense del 8 de noviembre.

Como lo esperaban los mercados, el FOMC, que se reunió por primera vez desde la victoria del republicano Trump, parece ahora segura de contar con "pruebas suplementarias" sobre la mejora de la economía de Estados Unidos; un dato que la Fed consideraba necesario para pasar a la acción.

La decisión, aprobada por la unanimidad de los 10 miembros del FOMC, refleja las "condiciones actuales y futuras del mercado de trabajo y de la inflación", dice el comunicado del comité.

El desempleo sigue cayendo y llegó en octubre a 4.6%, su menor tasa en nueve años, y con esos datos Estados Unidos está cerca del pleno empleo; uno de los objetivos centrales de la Fed.

"El aumento de los puestos de trabajo fue sólido en los meses recientes", dijo el FOMC en su comunicado.

La inflación anual sigue avanzando progresivamente hacia el objetivo de 2% fijado por la Fed, que para el año espera una tasa de 1.9%. Como dato adicional a ese panorama optimista, la Fed revisó el alza las previsiones de crecimiento de la mayor economía del mundo; especialmente para 2017 cuando espera que crezca 2.1% contra el 2% que calculaba hace tres meses.

No obstante la Fed admite algunas flaquezas. Una de ellas es que las inversiones de las empresas siguen siendo "débiles", según el comunicado. De todas formas, advirtió que el consumo, principal motor del PIB estadounidense, está en "aumento".

PRESIONES POLÍTICAS  AFP

Luego de esta alza de los tipos de interés, habrá que esperar la reacción de los mercados pero especialmente la de Trump, quien durante la compaña a la Casa Blanca acusó a la Fed, y en especial a su presidenta Janet Yellen, de mantener artificialmente bajas las tasas para favorecer a la administración del presidente Barack Obama y a la candidata demócrata Hillary Clinton.

Desde que ganó el 8 de noviembre, Trump asordinó las críticas pero las medidas que pueda eventualmente anunciar cuando entre a la Casa Blanca el 20 de enero pueden influir en la política monetaria futura de la Fed.

Trump ha prometido bajar impuestos de las empresas y realizar grandes gastos en infraestrcutura. Esas medidas pueden ser benéficas para la economía, pero ponen en riesgo la salud de las finanzas públicas.

Un masivo gasto público puede vigorizar la inflación y eso podría llevar a la Fed a acelerar la cadencia de los aumentos de tasas para así evitar un descontrolado aumento de precios.

Otros factores pueden complicar a la Fed. El desenfreno del mercado de acciones que día a día bate récords en Wall Street puede inquietar a la Fed, que debe velar por la estabilidad financiera.

Aumento no tendrá impacto en Nicaragua

REACCIÓN. El presidente de la Asociación de Bancos Privados de Nicaragua (Asobanp), Juan Carlos Argüello, explicó que la decisión de la Fed se esperaba desde hace meses, pero que se pospuso por temas políticos, específicamente por las elecciones presidenciales de Estados Unidos. 

“Se anticipaba en Estados Unidos desde hace meses, más bien lo habían pospuesto por temas políticos de las elecciones, pero ahora que pasaron lo están anunciando. Son unos aumentos tan pequeños que no tienen impactos significantes ni allá ni aquí”, comentó Argüello. A su criterio el aumento no tendrá impactos drásticos en Nicaragua. “No  tiene ninguna consecuencia drástica, eso (el aumento) lo hacen para disminuir el ritmo del empleo que está creciendo de manera rápida. Esto es algo normal, descartamos un impacto directo en Nicaragua”. Sobre el aumento de las tasas de interés, el vicepresidente de Invercasa Puesto de Bolsa, Raúl Amador, descartó un impacto drástico debido a que el incremento no es “fuerte”, sin embargo llamó a estar cauteloso debido a que “se espera un incremento más fuerte para 2017”.

“Ahora no va a haber un impacto significativo, hay que mantener cautela porque en 2017 se está esperando que la Fed aumente dos veces las tasas, es decir, que incremente no solo 0.25 sino a 0.50 más, aunque algunos analistas apuestan a 0.75”, dijo Amador. 

Amador planteó que la reciente alza podría afectar las tasas crédito de referencia internacional que usa la banca privada. “La banca usa las tasas prime y libor, y estas se fijan con las subidas y bajadas de la Fed”, comentó.

“Si la Fed decide subir las tasas, la tasa prime va a subir en ese mismo porcentaje, si la tasa prime está en 3% y la Fed sube como en 2015 en 0.25, la prime va a andar en 3.25”, explicó Raúl Amador. 

Este incremento, aclaró, podría afectar a créditos corporativos, no a créditos de consumo. “La afectación depende de la magnitud del préstamo, normalmente estas tasas de la prime son usadas para créditos corporativos”, señaló.