Erika Moreno
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Nicaragua se producen cerca de 5 millones de litros de leche por día, y se estima que para 2017 el crecimiento de la producción será del 10%, así lo afirmó, Ariel Cajina, directivo de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac). 

Agregó que, de nada sirve el incremento en la producción si el mercado nacional no muestra signos de crecimiento. De las 370 mil toneladas de leche que se producen al año, se destinan 120,000 toneladas para la exportación y 250,000 son para el consumo nacional. 

Para los directivos de Canislac esto sigue siendo un rango muy bajo, debido a que la población debería consumir entre 150 y 175 litros de leche y en realidad se consumen solamente 85 litros por persona. Aunque se destinara el total de la producción de leche para el consumo local todavía no se cumple con el rango de consumo recomendado, ya que apenas llegaríamos a los 126 litros por persona. 

la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac) y directivos de Tetra Pak (empresa que produce envases) están trabajando con el Gobierno para fomentar en la población nicaragüense el consumo de lácteos, en especial de leche. Para ellos se están elaborando campañas y además se está sugiriendo la iniciativa de introducir la leche en el programa de merienda escolar para los próximos años.

Dimitris Mamey, Gerente de cuentas de Trata Pak, explicó que esta iniciativa da muchos resultados en países como Perú, donde el Gobierno está seriamente comprometido no solo con la calidad educativa, sino con la salud y alimentación de los niños. Según el Ejecutivo, esta sería una de las soluciones más idóneas para mejorar el consumo de leche local, así como la diversificación de los mercados internacionales. 

Exportaciones

Wilmer Fernández, de Canislac, expresó que el Gobierno debe resolver algunos inconvenientes con Honduras y Venezuela, que son los principales destinos de exportación de los productos lácteos, ambos países representan el 70% de las exportaciones. Pero debido al cierre en las exportaciones hacia esos países las cifras bajaron considerablemente para este año. 

De US$203 millones que se exportaron entre enero y noviembre de 2015,  este año en ese mismo período, solo se han percibido US$171 millones, lo que significa una baja de US$32 millones, equivalentes a 16% menos en ventas.  

En cuanto al volumen, Cajina explicó que de 115 mil toneladas que se exportaron el año pasado, este año bajaron a 75 mil toneladas. Sin embargo, la caída de las exportaciones no fue tan drástica en valores como en volumen porque los precios internacionales de lácteos aumentaron. 

Se espera que para 2017 se reanuden las exportaciones a Venezuela y Honduras, pero además acentuar las relaciones comerciales que ya se sostienen con EE. UU., Costa Rica, El Salvador y Guatemala. Ya que son países potenciales para la exportación, así como el Caribe, Panamá y otros países de Suramérica, donde la producción de lácteos es bastante baja en comparación con su consumo.

Este año se  incrementaron un poco las exportaciones de queso a El Salvador, en estos primeros 11 meses anduvieron por los US$100 millones, mientras para el mismo período del año las ventas a ese país generó US$95 millones, afirmó Cajina. 

Para los tres ejecutivos, el próximo año es clave y se debe trabajar en la recuperación del mercado venezolano y hondureño, pero además potenciar el mercado en los países centroamericanos donde las exportaciones tienen costos bajísimos lo que representa mayor divisa para Nicaragua, así como iniciar relaciones con países como México y Corea del Sur, quienes han mostrado interés por los productos lácteos nicas, pero que por algunos motivos no se han podido iniciar a comercializar.