EFE
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La caída de los precios de las materias primas y las crisis en Venezuela y Brasil marcaron un año negativo para Latinoamérica, donde se prevé un leve repunte en 2017, pese al entorno global incierto por posibles medidas proteccionistas de EE. UU. y la lenta recuperación de las economías avanzadas.

La región se contraerá un 1.1 por ciento en 2016 y sus exportaciones caerán por cuarto año consecutivo, esta vez un 5 por ciento, debido al “menor dinamismo de la demanda mundial” por sus productos y la “creciente incertidumbre” de los mercados, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Este año “continuó conjugándose la debilidad de la demanda interna (inversión y consumo privado) con un contexto de desaceleración de la demanda externa y caída de los precios de exportación. Esto afectó principalmente a las economías de América del Sur”, dijo a Efe la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena.

En Suramérica, dependiente de la venta de materias primas, sobre todo de minerales y combustible, se calcula que Venezuela se contraerá por tercer año consecutivo (-9.7 por ciento); seguida de Brasil (-3.6 por ciento ), que cumple dos años de caídas; Ecuador (-2 por ciento) y Argentina (-2 por ciento).

Jesús Pineda, director del Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas de la universidad colombiana El Rosario, explicó a Efe que los casos más críticos son Venezuela, debido al desplome del precio del petróleo, “el modelo de intervención del Estado y la destrucción de la iniciativa privada”, y Brasil, tras “la profunda crisis política” por la destitución de la presidenta Dilma Rousseff.

Las economías que crecerán, aunque en menor medida que en 2015, son las de México (2 por ciento), Bolivia (4 por ciento), Chile (1.6 por ciento), Colombia (2 por ciento), Uruguay (0.6 por ciento) y las naciones de Centroamérica, de acuerdo con Bárcena.

CENTROAMÉRICA

Pese a esa desaceleración, Centroamérica es la subregión más dinámica, con un crecimiento de 3.6 por ciento, impulsada por República Dominicana (6.4 por ciento) y Panamá (5.2 por ciento).

Para el asesor económico principal del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Andrew Powell, este año también influyeron factores externos como “el pobre desempeño de las economías avanzadas”, la lenta recuperación de EE. UU. y la desaceleración de China.