•   Ginebra  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Muchos países miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) han expresado su deseo de que EE. UU. mantenga su liderazgo a la hora de promover la liberalización del comercio mundial y defender el papel del organismo, durante el decimotercer examen de las políticas comerciales del país.

"Estamos ahora mismo en un punto crítico en el que el actual Gobierno estadounidense pasará el testigo a una nueva Administración" encabezada por el presidente electo, Donald Trump, dijo la presidenta del Órgano de Examen de las Políticas Comerciales de la OMC, Irene Young, tras concluir ayer la revisión de EE. UU.

"Muchos países han mencionado esta cuestión y han dicho que desean que EE. UU. siga mostrando su liderazgo en la liberalización del comercio internacional y su liderazgo en la OMC", señaló Young.

Durante los dos días de revisión de las políticas comerciales de EE. UU., el Gobierno del presidente Barack Obama defendió la importancia de la OMC, abogó por "defender y potenciar" el papel de este sistema multilateral y recordó que la liberalización del comercio ha beneficiado al país y al resto del mundo.

Señaló en su informe que "todos los países pueden beneficiarse del comercio si todos concentran su empeño en abrir los mercados ycumplir las normas del sistema multilateral de comercio basado en las normas de la OMC".

POSICIÓN DE TRUMP

Esta defensa del libre comercio y de la OMC se produce después de que Trump amenazara durante la campaña electoral con sacar a su paísde la organización, abogara por el proteccionismo para proteger a las empresas estadounidenses y anunciara que retirará a su país delAcuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

De acuerdo con Young, los participantes en el TPP "permanecen comprometidos con este proceso", que se efectúa fuera de la OMC.

Todos los países pueden beneficiarse del comercio si todos concentran su empeño en abrir los mercados y cumplir las normas del sistema multilateral de comercio. Irene Young, Funcionaria de la OMC

Young apuntó en sus conclusiones al término de la revisión de las políticas comerciales de EE. UU. al "predominio actual de la retórica anticomercio", y consideró "muy importante que ante estos retos y estas dudas los beneficios del libre comercio y el valor de nuestro sistema multilateral sean plenamente reconocidos y apreciados".

Durante la revisión estadounidense hubo unas 60 intervenciones, además de las declaraciones por escrito que algunos países hicieronrepartir y las 1,600 preguntas que se presentaron a Washington.

Algunos de los países saludaron la renovación el año pasado de las preferencias unilaterales a los países en desarrollo, en el marco de sus programas del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) y la Ley sobre Crecimiento y Oportunidades para África (AGOA), así como algunas de las medidas de facilitación del comercio como el Sistema de Datos sobre el Comercio Internacional (ITDS), que actuará a partir del 31 de diciembre como ventanilla única.

LAS CRÍTICAS

Sin embargo, también hubo críticas de los socios comerciales, como el hecho de que EE. UU. recurre "muy frecuentemente" a medidas antidumping y derechos compensatorios, así como a sus metodologías para calcular los márgenes antidumping, señaló Young. Igualmente algunos países apuntaron a los "picos" tarifarios en productos agrícolas y a las medidas técnicas y de seguridad alimentaria que aplica EE. UU., que para ciertos miembros pueden parecer obstáculos al comercio. Otras inquietudes se refirieron a la ausencia de notificaciones con respecto al apoyo doméstico que presta EE. UU. a los agricultores bajo la ley agrícola. Por otra parte, la OMC decidió reformar el sistema de la revisión de las políticas comerciales de los países, que se celebran cada 2, 4 o 6 años, dependiendo del tamaño de sus economías, para efectuar los exámenes a partir de 2019 cada 3, 5 o 7 años.