•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En 2017 podría iniciar la ampliación de los cultivos de café robusta en Nicaragua, aunque algunos diputados vinculados al sector productivo aún se cuestionan sobre la “conveniencia” de sembrar esa variedad de café o meterse a otros rubros, como el cacao.

“No soy de los muy convencidos del café robusta, pero es aceptable el hecho de que el productor agrícola de las zonas más bajas (geográficamente) ahora tiene una opción de cultivo más, como es el robusta, y podrá producir un grano más comercial que puede tener demanda”, dijo Douglas Alemán, parlamentario,  productor y miembro de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG).

Defensor del cacao

Sin embargo, Alemán valoró la “importancia de promover otro cultivo como el cacao”, que ahora corre el “riesgo” de ser desplazado por la “siembra del (café) robusta”.

“En esas mismas zonas donde ampliarán la siembra de robusta podés sembrar cacao, que es un producto de más calidad, de mucho más precio en los mercados internacionales. En Nueva Guinea, que es una zona indicada para el cultivo del cacao, la gente está metiendo café robusta,  parece que esta opción la ven como la más fácil”, comentó.

Ese diputado, originario de Chontales, consideró la necesidad “de preocuparse por incentivar un cultivo que sea de mayor ingreso y rendimiento por su calidad. Por ejemplo, el cacao nica de Waslala es catalogado como uno de los mejores del mundo, entonces, le metería mucho más esfuerzo por mejorar la zonas cafetaleras con café de calidad, como el arábigo, y más esfuerzo en la zona de trópico húmedo en donde existen los grados de acidez y las condiciones en los suelos para producir cacao”.

Medidas 

“Lo importante en este tema es que se han tomado todas la medidas del caso para que no haya una mezcla del café arábigo, el de mejor precio de exportación, con el robusta, no habrá riegos de contaminar los cultivos de arábigo”, precisó Alemán.

Por su parte, el diputado y productor de Boaco Odell Íncer Barquero dice que en el 2017 se sabrá si finalmente se sembrará o no café robusta.

El presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Michael Healy, ha dicho en varias ocasiones que en principio hay intención de siembra de 5,000 manzanas.

Lea: Café supera las 200,000 manzanas

“Se habla del cacao, pero debemos observar hasta qué punto (este producto) compensa las exportaciones nicaragüenses y las inversiones que se han hecho. Veo a pequeños productores por el lado de Nueva Guinea cultivando cacao. En Boaco he visto pequeños productores que se entusiasman, pero ¿hasta qué punto es exportable? Aunque los europeos han mostrado interés por el cacao nica”, se preguntó el parlamentario.

Íncer Barquero fue este año miembro de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales y de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, y así como Douglas Alemán, fue electo diputado para un nuevo quinquenio que inicia en enero próximo.

“El (café) robusta se adapta al sol y no es necesario tanto bosque para cultivarlo. El problema ha sido su calidad y su precio de exportación, pero es oportuno mencionar que el precio del robusta le conviene a las empresas tostadoras, porque les sale más favorable y pueden ofrecer un producto más asequible al consumidor”, dijo Íncer. En opinión de Íncer, la siembra de café robusta “ayuda al medio ambiente, porque se adapta al clima de la zonas bajas y del corredor seco del país, mientras que para aumentar la producción del café tradicional que tenemos, hay que desforestar”.

“En el caso concreto mío, tengo unas seis manzanas de café, (pero) no me producen la cantidad que desearía. Para que me produjeran más tendría que sacrificar el bosque y eso es lo que no quiero, prefiero las cuencas de agua, que se deben recargar. Los inviernos han sido malos y ahora son impredecibles”, agregó el parlamentario Íncer Barquero.

La ampliación 

A inicios de diciembre el Gobierno presentó el programa de ampliación del cultivo del café robusta autorizando mediante un decreto ministerial que esta variedad puede sembrarse, con previa autorización,  en Río San Juan, León, Chinandega, Granada, Masaya, Rivas, Chontales y el Caribe, exceptuando Waslala.

No puede cultivarse en zonas que estén a más de 400 metros sobre el nivel del mar y las plantaciones del robusta deben estar a una distancia no menor de 30 kilómetros de las zonas donde se siembra el grano arábigo.

El Ministerio Agropecuario (MAG) informó que en la actualidad se registran 2,956 manzanas con café robusta en el país, pero con la resolución ministerial podría subir a 5,000 manzanas sumando todos los departamentos.

De esas 2,956 manzanas, el MAG detalló que en estos momentos hay 1,310 manzanas listas a producir aproximadamente unos  51,450 quintales.

En el marcado internacional el precio del quintal de café robusta anda por los US$100.

También: Miembros de Conatradec analizan desafíos de 2017

Un aspecto importante con la cosecha de robusta es que su producción se recolecta en épocas diferentes a la del café arábigo, lo que permitirá mantener activa durante más tiempo del año la mano de obra que trabaja en las plantaciones.