• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

“El mundo ha cambiado mucho, no lo vamos a detener y Nicaragua tiene que insertarse en ese cambio para mejorar el sistema educativo y productivo”, afirmó Hjalmar Ayestas, presidente de la Cámara Nicaragüense de Internet y Telecomunicaciones (Canitel), cuando se le consultó sobre el impacto socioeconómico que representa para un país mejorar el acceso a internet.

Ayestas agregó que “no es suficiente tener acceso a internet, sino que hay que saber usarlo. Y debe existir un esfuerzo nacional, una alianza de los sectores privado y público para desarrollar estrategias que mejoren el acceso a banda ancha y enseñar sobre el buen uso del internet; porque se está trabajando de manera dispersa, no se está haciendo lo suficiente”.

Ayestas destacó que los nicaragüenses usan más el internet para el ocio que para educación o trabajo. Según datos de Canitel, el 7% de los usuarios acceden a internet por motivos educativos, en cambio el 93% lo hace para mirar películas, vídeos, entrar a Facebook y demás redes sociales.

“Sin embargo -resaltó Ayestas- el uso adecuado de internet representaría importantes avances en todos los sectores económicos del país, por ejemplo, el turismo es uno de los sectores más beneficiados, porque de esa manera se puede promocionar a Nicaragua a nivel mundial. También instituciones como la DGI, DGA y la Policía Nacional pueden brindar a través de sus plataformas información más rápida y eficaz a la sociedad sobre todo lo que sucede, lo que entra y sale del país, así como trabajar en pro de la seguridad ciudadana (su identidad y vida privada)”.

Entre enero y octubre Nicaragua importó equipos de telefonía celular por un monto de US$57 millones, de acuerdo con el Banco Central (BCN).

BID: BANDA ANCHA ES TRASCENDENTAL

Por su parte, el argentino Carlos Melo, representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Nicaragua, destacó el año pasado que la banda ancha es un tema trascendental para el desarrollo económico y social de un país.

Mientras, el jefe de la misión en Nicaragua del BID, Antonio García Zaballos, apuntó el año pasado que el objetivo no solo es reducir la brecha digital, sino también disminuir la brecha social.

Ayestas, por su parte, mencionó que ya se están trabajando importantes proyectos relacionados con la banda ancha con organismos financieros internacionales, como el BID y el Banco Mundial.

Te interesa: Internet más caro en Nicaragua

Entre ellos mencionó la firma de un convenio entre Nicaragua y el Banco Mundial por US$20.1 millones, dirigido a ampliar el acceso a internet y las comunicaciones en el Caribe.

También se cuenta con un monto de US$50 millones provenientes del BID en concepto de préstamo para iniciar la primera etapa de un proyecto que brindará el acceso de banda ancha a los 153 municipios de este país.

LA FIBRA ÓPTICA

Según datos del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor), son US$100 millones en total los que se contempló invertir en 2016, pero solo se desembolsó la mitad. En esta primera etapa, que se prevé termine en un año, contempla 1,600 kilómetros de instalación de fibra óptica, que beneficiaría de forma directa a dos millones de personas.

Ayestas dijo que “2017 es el año del impulso de banda ancha y se debe enfocar el esfuerzo en educación digital en pro de mejorar la productividad de todos los sectores del país”.

Para ello, añadió el dirigente de Canitel, el sector público, como las alcaldías, debe trabajar en facilitar y agilizar las gestiones para instalar fibra óptica en todas las ciudades de Nicaragua y que la empresa privada siga invirtiendo en este rubro.

INVERSIÓN

En los últimos 12 años se han invertido más de US$1,500 millones en la ampliación y modernización en redes y servicios de telecomunicaciones, provenientes de inversiones extranjeras, según datos de Canitel.

Además, esa cámara indica que el sector de las telecomunicaciones genera más de 50 mil empleos en Nicaragua y es uno de los tres rubros que atrae mayor flujo de Inversión Extranjera Directa (IED).

En el 2015 el sector de las telecomunicaciones se situó en primer lugar en cuanto a IED, al representar el 31% de operaciones provenientes del exterior.

En agosto pasado, el economista Mario Arana expresó que a los inversionistas extranjeros les llama la atención inyectar capital en tecnologías de información y comunicación porque están en auge.

“Hoy existe un crecimiento enorme que hace 10 años no lo había, por ejemplo, todo el mundo tiene un teléfono celular y por ende, esto se convierte en un negocio lucrativo”, enfatizó Arana, expresidente del Banco Central de Nicaragua.

“En el futuro estas inversiones serán superiores porque las telecomunicaciones han cambiado y continuarán cambiando”, añadió Arana.

Se estima que unos 3,500 kilómetros de fibra óptica para hacer llegar internet de banda ancha a toda Nicaragua serán instalados en el país en los próximos dos años, según información del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones (Telcor).