•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport) expresó ayer su "entusiasmo" por la aprobación en el Congreso del Convenio 175 de la Organización Internacional del Trabajo, que fija estándares para el empleo a tiempo parcial con base en la proporcionalidad y la no discriminación.

La entidad dijo, en un comunicado, que este es "un paso fuerte y firme para el fortalecimiento del comercio de Guatemala", y reconoció "la visión desde el Ejecutivo" de apostar "a estos instrumentos como parte de la política económica y generadora de empleo formal en el país".

"¡El Congreso inicia con buen pie el 2017! Esto nos llena de mucho optimismo y nos da la fuerza para seguir trabajando. Con estas nuevas decisiones, el país da un paso más hacia el fortalecimiento de su comercio y apunta a abrir nuevas oportunidades para recuperar el 2016 en materia de exportaciones", indicó la directora de relaciones institucionales de Agexport, Fanny D. Estrada. Según explicó, este mecanismo da "flexibilidad a las personas y a la vez resguarda todos los derechos laborales y las prestaciones de los trabajadores".

En una sesión plenaria celebrada este martes, los diputados, con 102 votos a favor, dieron su visto bueno al decreto 2-2017 que ratifica este punto de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) suscrito en Ginebra, el 24 de junio de 1994, y que ahora debe ser sancionado por el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, y luego presentarse ante el organismo.

SIN CONTRATOS

Según la última encuesta hecha pública en septiembre por el Instituto Nacional de Estadística, de los 10.7 millones de personas que hay en Guatemala en edad de trabajar, 6.4 corresponde a la población ocupada y, de ellos, el 68.4% no tiene un contrato de trabajo.

El 33.3% de los trabajadores son empleados privados, el 19.4% jornaleros o peones y el 18.9% autónomos y, de ellos, el 68.4% no tiene contrato, el 26.9% tiene uno de carácter indefinido y los restantes son temporales.

Parte de la economía de Guatemala, uno de los países más violentos y empobrecidos, se sitúa en el sector informal, y según este último estudio están en esta situación más de 4 millones de personas, una cifra que se ha venido manteniendo durante los últimos años.