Lylliam Huelva*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A propósito del inicio del año escolar, es común que se aborde en los medios de comunicación cuáles han sido los resultados de los exámenes de admisión en las universidades, pero poco se discute el proceso de búsqueda de empleo que viven los jóvenes una vez que egresan de la universidad. Tampoco se habla en los medios sobre los desafíos que enfrentan tanto los bachilleres -que no logran continuar con sus estudios- como los egresados de carreras técnicas para encontrar empleo. 

Es hasta que los jóvenes empezamos a buscar un empleo, cuando descubrimos que poco nos prepararon para lo que viene después que dejamos las aulas. Por ejemplo ¿alguno de ustedes aprendió en clases cómo debía presentar su CV? Si fue así, tuvieron suerte. A una buena parte nos ha tocado aprender buscando en internet, prestando los CV de otras personas, corriendo el riesgo de repetir sus errores, o leyendo los consejos de las agencias de búsqueda de empleo.

En la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico Social (Funides) creemos que por su importancia para los jóvenes este tipo de temas debería empezar a abordarse en todos los centros técnicos y universidades del país, incluso desde la secundaria. El desconocimiento puede llevar a que los jóvenes cometan muchos errores en el proceso de búsqueda de empleo, extendiendo el tiempo para encontrar uno. Esto no solo incide en el desarrollo profesional de los jóvenes, sino que retrasa el inicio de su aporte al país.

Después de varias charlas con gerentes de recursos humanos, llegamos a la conclusión en Funides de que es importante que los jóvenes tengan presentes algunos puntos básicos para hacer y enviar un CV. A continuación compartimos una lista de 12 puntos que te invitamos a considerar si estás en proceso de búsqueda de empleo: 

1)    Investiguen lo que hace la empresa antes de aplicar a un puesto de trabajo, de manera que destaquen en su CV aquellas competencias que poseen y son claves para ella. También así verán si se adapta al ambiente que buscan, y de paso, eso les permite enviar aplicaciones a lugares donde tienen oportunidad de competir. 

2)    Sean precisos al elaborar su CV. Intenten resumirlo en 1 o 2 páginas, porque 10 páginas desalientan a cualquier lector, sobre todo porque en recursos humanos probablemente leen varios al día. No se preocupen por incluir todos tus diplomas y certificados, si los llaman a entrevista, entonces es el momento de llevar una copia de los mismos como respaldo.  

3)    No es necesario que incluyan en su CV donde estudiaron la primaria, basta con los últimos niveles de estudio aprobados.  

4)    Cuiden la ortografía. Esa es una de las razones de rechazo más comunes en las empresas, y es de las más fáciles de evitar.

5)    Sean honestos al indicar su capacidad de manejo de paquetes informáticos y dominio de otros idiomas. 

6)    Si no tienen experiencia laboral, hay otro tipo de experiencia que pueden resaltar en su CV, lo que hemos denominado en la Fundación como “Experiencia Relevante”. Por ejemplo, si han participado en actividades extracurriculares o en programas de voluntariado. Esto brinda una idea de su nivel de compromiso y constancia.

7)    Resalten las competencias que has desarrollado durante tu formación académica o profesional: puntualidad, responsabilidad, trabajo en equipo, creatividad... 

8)    No confundan habilidades con experiencia relevante. Participar en algo por sí mismo no es una habilidad, pero sí organizar, liderar, coordinar, apoyar, animar.

9)    Intenten conservar su email y el mismo número de celular para que las empresas donde distribuyeron el CV puedan localizarlos. 

10)    Si ya tienen experiencia laboral, mencionen brevemente el tipo de funciones que realizaron en puestos anteriores. 

11)    Si van a incluir una foto, que tenga la seriedad que amerita la aplicación a un puesto de trabajo.

12)    Procuren que sus referencias personales no sean sus familiares, es decir ni su mamá ni su papá aplican. Pueden ser profesores o personas con las que han colaborado en alguna ocasión.

Recuerden que la persona que leerá su CV no los conoce, y este se convierte en su carta de presentación.

*Economista de FUNIDES