•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El sector privado del país trabaja “semana a semana” en la revisión de las reformas del Código de Comercio de Nicaragua, una norma que tiene más de 100 años y requiere una actualización acorde a la nueva realidad económica nacional, según los expertos.

Juan Carlos Amador, director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), afirmó que hasta la fecha el sector privado ha revisado los libros I y II de ese código, que corresponden a las disposiciones generales y del estatuto de los empresarios y de las sociedades mercantiles.

“Entre los temas o aspectos sujetos de modernización en este nuevo código tenemos el registro público mercantil, las sociedades mercantiles, sociedades unipersonales, contratos mercantiles, la pequeña y mediana empresa, entre otros aspectos”, comentó Amador, pero sin entrar en detalles sobre cada uno de esos temas.

Amador agregó que actualmente están trabajando en el libro III, que se refiere a los contratos mercantiles. END

ACTUALIZACIÓN

El Código de Comercio actual se aprobó en 1914, por lo que tiene más de 100 años. Juan Carlos Amador refirió que durante ese tiempo la actividad comercial ha sufrido grandes cambios. Además, ha tenido un importante crecimiento económico en los últimos años, por lo que se requiere de un Código de Comercio que sea ágil y responda a las necesidades del mercado actual y las transacciones comerciales actuales, así como se hace necesario brindar  mayor seguridad jurídica a las inversiones en el país.

“Una vez aprobado, contaremos con un cuerpo legal moderno que permita responder a las necesidades de los inversionistas nacionales y extranjeros. Además permitirá realizar operaciones comerciales más rápidas y seguras, lo que abonará a mejorar el clima de negocios del país”, afirmó Amador.

Desde el 2008, el Gobierno y el sector privado comenzaron a trabajar en un proyecto para las reformas de ese código.

Según el informe de Institucionalidad Económica, de abril de 2016, de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), en el país se elaboró un diagnóstico sobre el estado actual del marco regulatorio mercantil y se inició un proceso participativo de consulta y validación entre los actores claves de la sociedad nicaragüense, el cual permitió generar un consenso sobre la importancia de modernizar y armonizar la legislación mercantil, en particular el Código de Comercio.

Te interesa: Marketing digital con mucho potencial para negocios nicas

De acuerdo con ese informe, “algunas de las reformas que podría contemplar el nuevo código es reconocer la creación de sociedades unipersonales, simplificar la reforma de estatutos y de aumento de capital, que podrían hacerse vía notarial”. Eso, apuntó el centro de pensamiento, permitiría liberar carga al sistema judicial.

En relación con la creación de sociedades unipersonales, Funides señaló que “una sociedad anónima todavía no puede ser constituida por una sola persona en Nicaragua, cuando en países como Colombia es posible hacerlo desde hace 10 años”.

El informe de Institucionalidad Económica añadió que las reformas “también podrían establecer que los notarios puedan constituir sociedades ante ellos mismos, es decir que ellos mismos las creen, inscriban y luego las puedan vender”.

Lea: La necesidad de un nuevo código mercantil

Antenor Rosales, expresidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), contó que se hizo una propuesta para la creación de un código mercantil, “ya que no solamente el comercio es lo que ahora debe caracterizar la producción de bienes y servicios (en el país), sino que ahora existe esta nueva categoría jurídica, por así decirlo, que es la empresa, que antes casi no se consideraba como tal”.

Esa propuesta, financiada por el Banco Mundial, se entregó al Mific hace aproximadamente dos años, comentó Rosales, pero dijo no saber si es la misma que están analizando los empresarios.

Rosales externó que la propuesta “trata de armonizar las nuevas realidades económicas del país con la regulación en el ámbito de las sociedades, en el ámbito de los empresarios individuales”. 

“Se incorpora todo lo que tiene que ver con los contratos mercantiles, que en Nicaragua están dispersos, se trabajó una propuesta que desarrolla la contabilidad mercantil y el registro mercantil, cómo adecuarlo un poco más e incorporarlo al código propuesto”, explicó.

Rosales ejemplificó que hace años no existían los procesos automatizados y que ahora con ese código, cuando lo aprueben, se tomen las consideraciones necesarias para que Nicaragua pueda tener mejores condiciones para el desarrollo de la actividad empresarial.

El expresidente del BCN considera que el nuevo Código Mercantil podría ser una herramienta para atraer más inversionistas, “en el sentido de que van a encontrar en el país una norma más actualizada y seguramente va a facilitar la actividad del inversionista y del empresario en general”.

PARA ESTE AÑO

En diciembre pasado, durante la presentación de la Agenda Cosep 2020, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, José Adán Aguerri, comentó que en el 2016, “semana a semana”, sus bufetes legales trabajaron en la revisión de esos libros del Código de Comercio, “para asegurar que cuando nos vayamos a sentar con el Gobierno en la última revisión, llevemos la visión de nuestras empresas y de nuestros equipos legales para que ese código de comercio nos beneficie”, subrayó el líder empresarial.

También: Introducción al Proyecto del Código Mercantil

Juan Carlos Amador dijo que una vez que la revisión de los tres libros concluya, por parte del sector privado, el código “deberá ser consensuado con el Gobierno y demás sectores”. Pablo Ferrer, titular de la Dirección General de Asuntos Legislativos de la Asamblea Nacional y asesor en ese poder del Estado, explicó que es el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific) el encargado de dar el visto bueno a esa propuesta de nuevo código y presentársela al presidente Daniel Ortega, para que este la envíe a la Asamblea Nacional.