Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

Con la inauguración el fin de semana, de una nueva planta de generación térmica en Masaya, la dependencia de los hidrocarburos en la producción de energía continúa incrementándose, por lo que el país requiere acelerar la ejecución de proyectos renovables, afirmó César Zamora, Gerente General de la compañía AEI Nicaragua.

El empresario agregó que la generación eléctrica a base de derivados del petróleo ronda ya el 85 por ciento del total y el proyecto renovable más cercano es Amayo, que actualmente está en prueba y podría entrar a operar a mediados de este mes.

Consideró trascendental la próxima entrada en operaciones de Amayo, un proyecto de energía eólica (producción de electricidad por medio del viento), porque tendrá capacidad para generar 40 megavatios y su inversión es de aproximadamente 90 millones de dólares, pero sobre todo porque le cambiará la cara a la matriz energética del país, con alta dependencia de los derivados del petróleo.

Más dependencia

El gobierno inauguró el viernes en Masaya la planta eléctrica “Ernesto Che Guevara” número 2, que generará 40 megavatios de electricidad a base de hidrocarburos.

Zamora señaló que a pesar de la alta dependencia que el país tiene de los hidrocarburos, se tiene cubierta toda la demanda, con un excedente del 20 por ciento, que es óptimo y permitirá que en el mes de mayo, cuando empiezan las complicaciones para las hidroeléctricas, se cuente con suficiente capacidad de generación para evitar los racionamientos.

Consideró que actualmente el precio del búnker tiene un impacto positivo para la generación eléctrica del país; unos 40 dólares por barril, un valor que permite cubrir la totalidad de la tarifa de energía, además de que existe una mayor capacidad de almacenamiento, pero que ese inventario debe manejarse de manera profesional y responsable, para provocar una reducción en la factura petrolera.

Añadió que también se requiere lograr mayor eficiencia en la capacidad de producto terminado en el país, que era reducida y que se ha aumentado sustancialmente.

Recordó que el precio de la electricidad se ha reducido en un 6 por ciento, pero que tenemos que hacer un uso racional en nuestras casas, trabajo, autos, para bajar las pérdidas que son altas y caras para el país.

Pero a pesar de las perspectivas positivas en materia de energía, Zamora consideró preocupante el impacto de la crisis económica mundial, porque parece que los efectos los sentiremos por más tiempo del que se tenía previsto.