•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los efectos del fenómeno de El Niño de 2015 golpearon al sector pesca y acuicultura en 2016, sin embargo, la diversificación de las exportaciones, como pepino de mar y caracol, contribuyó a que no cerraran el año pasado con números negativos, según la Cámara de la Pesca de Nicaragua (Capenic)

Así lo explicó Armando Segura, director ejecutivo de Capenic, quien dijo además que en los primeros días de enero habían reportado una caída de ocho por ciento en las exportaciones, pero en el más reciente recuento registraron un crecimiento  similar al de 2015, con un valor entre US$260 y US$265 millones.

“Andamos por el orden de los 260 y 265 millones de dólares en exportaciones durante 2016, es decir, vamos a cerrar el 2016 igual que el año pasado (2015),  de tal manera que esa caída que habíamos previsto la estamos compensando con la diversificación de las exportaciones pesqueras”, reiteró Segura.

Según Segura, las empresas nicaragüenses han salido de las exportaciones tradiciones como de camarones, langostas al agregar otra cantidad de recursos a la cartera de productos del mar, que están sumando valor a las cifras de ventas al exterior, por ejemplo, estos son pepino, medusa, cabeza de langosta.

El índice mensual de la actividad económica correspondiente a noviembre pasado, publicado por el Banco Central de Nicaragua (BCN), indica que el sector pesca y acuicultura mostraron un crecimiento de 26.4 por ciento (7.9% en el acumulado enero-noviembre), ubicándose como una de las actividades con mayor crecimiento en ese mes.

“El crecimiento es debido al aumento en la producción de camarón de cultivo, y a la mayor captura de camarón marino y otros productos acuáticos; el aumento en este último grupo se debió, particularmente, al dinamismo que registró la captura de pepino de mar y pulpo”, precisa el informe del Banco Central.

“Los productos líderes son el camarón y la langosta del Caribe, pero se le suman otros recursos que han venido tomando importancia, uno de ellos es la exportación de pescado, el pepino de mar, el caracol, cabeza de langosta, el pepino ha tomado importancia en los últimos tres años, pero todavía no es un producto que está a la cabeza”, consideró Segura.

Efectos

“2017 será mejor que 2016, el año pasado los pescadores notaron las secuelas que dejaron los fenómenos de El Niño de 2014 y 2015, que fueron muy severos, se sintió muy fuerte en 2016, aunque no había ningún fenómeno, hubo impacto en las poblaciones de recursos pesqueros”, explicó segura.  

El presidente de Capenic comentó que este año esperan no ser impactados por los efectos de los fenómenos pasados, y al contrario esperan que haya un mejor clima que beneficie las exportaciones del sector. “Consideramos que vamos a tener un mejor año que 2016, con un crecimiento de un tres y cinco por ciento”, agregó Segura.

Por su parte Ibar Diessen, directivo del Sindicato de Buzos y Marinos Sibumiraan, en Bilwi, Puerto Cabezas, coincidió en que el año pasado fue malo, ya que “con la langosta no nos fue muy bien, pero con el pepino es que se pudo sobrevivir, debido a que el clima nos afectó mucho durante casi todo el 2016”.

El coordinador del sindicato de pescadores y buzos del Caribe Norte de Nicaragua, que aglutina a 600 personas,  espera que en este 2017 haya una recuperación en la captación y ventas de productos del mar y en función de eso están capacitando a buzos y pescadores para contribuir al crecimiento que se han proyectado los empresarios.
Sin embargo, el empresario acuicultor, Edén Valle cree que aún es incierto valorar el panorama para el sector pesca y acuicultura. “Los fenómenos nos ha afectado en la reproducción del camarón y de diferentes especies. La incidencia del clima es en la reproducción del camarón y no sabemos cómo nos irá”, expuso Valle.