Manuel Bejarano
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua será uno de los cuatro países de América Latina y el Caribe que registrarán los crecimientos económicos más altos de la región en 2017, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Este año, Nicaragua experimentará un crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) de 4.7%, estima la Cepal, y se ubicará solo por debajo de economías como la de República Dominicana (6.2%), Panamá (5.9%) y Saint Kitts y Nevis (5.3%). END

El crecimiento económico que está experimentando Nicaragua en los últimos años le está permitiendo ubicarse por encima de la media de Centroamérica y de América Latina y el Caribe, en su conjunto. El Banco Central de Nicaragua (BCN) ha proyectado un crecimiento del PIB de Nicaragua para 2017 de entre 4.5 y 5%.

Retos de la región

La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, intervino en la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), la semana pasada, y señaló que América Latina y el Caribe, como región, tendrá un bajo crecimiento.

En 2016, la Cepal estima que la economía de la región se contrajo 1.1% y para 2017 proyecta una expansión de 1.3%.

Bárcena, durante su intervención, señaló que “ante la gran incertidumbre actual, avanzar en la integración regional es más necesario que nunca”.

Además, la secretaria ejecutiva de la Cepal “abogó por promover la diversificación productiva sobre la base de la revolución tecnológica y de incentivos vinculados a la lucha contra el cambio climático”, según una nota de prensa.

Más: Nicaragüenses reconocen aportes del sector privado

Bárcena se refirió a varios retos que enfrenta la región, como además del bajo crecimiento económico, se suma la desaceleración del comercio, las bajas tasas de crecimiento del PIB y del comercio mundial, la migración hacia las regiones desarrolladas, el cambio climático y las crecientes incertidumbres y riesgos derivados del nuevo contexto geopolítico.

Ante esos retos, la representante de la Cepal dijo que “es necesario poner en marcha políticas fiscales activas que reduzcan la evasión y cautelen el gasto público”. 

Asimismo recomendó “diversificar la cartera de inversión hacia sectores distintos a los extractivos, impulsar la industrialización, aumentar el componente local de la producción, fomentar la integración productiva intrarregional, acelerar la facilitación del comercio, implementar un programa regional de infraestructura y avanzar hacia un mercado único digital”.