• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Nicaragua recibió US$1,264.1 millones en concepto de remesas familiares en 2016, lo que significó casi un 6% de crecimiento, con respecto a 2015, cuando el dinero enviado por los nicaragüenses que viven y trabajan en el exterior sumó US$1,193.4 millones.

Es decir, en 2016 Nicaragua recibió US$70.7 millones más en remesas.

Mes a mes, en 2016, los envíos de dinero del exterior fueron creciendo en comparación con el mismo mes de 2015.

En agosto fue cuando obtuvieron el mayor crecimiento, porcentualmente, a una tasa de 11.7%.

9.6% DEL PIB

Las remesas familiares son una de las principales fuentes de ingresos externos de Nicaragua.

Estas representaron el 9.6% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, el que se estima ascendió a unos US$13,193.3 millones en 2016.

Además, representaron el 56.4% del valor de las exportaciones de mercancías del país en el 2016, las que preliminarmente se estima que cerraron en US$2,241 millones.

Esos recursos también superan significativamente las divisas que generan las exportaciones de los principales productos de exportación del país, como la carne (US$430.2 millones), el café (US$400.5 millones) y el oro (US$357.7 millones).

ORIGEN DE LAS REMESAS

El BCN actualizó ayer sus estadísticas de remesas familiares con la cifra de diciembre y el total recibido en 2016, sin embargo, aún no han publicado el informe de remesas del cuarto trimestre del año, que especifica los orígenes de los envíos de esos recursos.

En el informe “Estado de la Economía y Perspectivas 2017”, de diciembre último, el BCN señaló que Nicaragua sigue captando recursos principalmente de Estados Unidos y Costa Rica.

“Los ingresos por remesas continúan creciendo a buen ritmo”, subrayó el Banco Central en ese informe.

Con cifras hasta noviembre de 2016, el BCN indicó que “los flujos de remesas procedentes de Estados Unidos y Costa Rica representaron el 76.1 por ciento del total”, recibido.

Asimismo, la entidad expresó que hasta ese entonces los montos de remesas provenientes de Estados Unidos habían crecido a 4%, sumando US$624.1 millones. Ese crecimiento estaría en línea con las menores tasas de desempleo registradas en el país norteamericano.

Mientras tanto, las remesas provenientes de Costa Rica, entre enero y noviembre de 2016, habían sumado US$239.3 millones, dando como resultado un crecimiento de 3.3%.

En ese informe, el Banco Central explicó que en los primeros siete meses de 2016, la tasa de crecimiento interanual de las remesas provenientes de Costa Rica fue negativa.

Además, las remesas procedentes de España alcanzaron US$81.3 millones de enero a septiembre de 2016, de acuerdo con los tres informes trimestrales de remesas que ha publicado el BCN, con un incremento de 26%, en comparación con el mismo período de 2015.