•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Banco Central de Nicaragua  (BCN) informó el pasado 3 de febrero que la agencia calificadora de riesgo crediticio “S&P Global Ratings” ratificó la calificación de deuda soberana de largo plazo en moneda nacional y extranjera de Nicaragua en “B+” con perspectiva estable.

Asimismo, ratificó en “B” la calificación de la deuda soberana de corto plazo en moneda nacional y extranjera.
Para S&P Global Ratings, las calificaciones de Nicaragua están respaldadas por un crecimiento económico estable, un nivel moderado de endeudamiento del Gobierno general y un historial de políticas económicas pragmáticas.

Esta agencia también destaca el consenso entre el Gobierno y el sector privado y la seguridad ciudadana entre los factores que han contribuido a la confianza de los inversionistas y el crecimiento económico.

Sin embargo, el economista Mario Arana, considera que lo más importante es “preguntarse dónde estamos débiles y cómo podemos dar el salto”. Arana valoró que aún somos una economía con niveles de pobreza importante y que somos vulnerables. Por tanto, donde hay que trabajar es en las áreas donde estamos mal calificados, analizó.

“El Gobierno y el sector privado conocen cuáles son esos indicadores y es en esas áreas donde debemos enfocarnos”, indicó el economista.

RETOS A SUPERAR

S&P Global Ratings señaló algunos factores que limitan la calificación, como son los bajos niveles de ingreso per cápita, la rigidez de la política monetaria y la vulnerabilidad del país a choques externos, entre otros.

La perspectiva estable de la calificación de Nicaragua se fundamenta en la expectativa de S&P Global Ratings de continuidad de la estabilidad política, políticas económicas pragmáticas y bajos déficits fiscales.

“No hemos retrocedido, pero tampoco hemos avanzado, el país necesita avanzar porque esta no es una buena calificación, seguimos como deudores especulativos”, señaló Arana.

Esta acción de calificación, que se produce en el marco de la revisión anual de la calificación soberana que S&P Global Ratings otorga a Nicaragua, confirma el contexto de estabilidad macroeconómica y las perspectivas favorables del país.

En tanto, la firma "Moody´s Investors Service" actualizó, el miércoles 25 de enero de 2017, la Opinión Crediticia de Nicaragua manteniendo la calificación de la deuda soberana de largo plazo en moneda nacional y extranjera en “B2” con perspectiva estable.

Según la agencia calificadora de riesgo crediticio, Nicaragua tiene como principales fortalezas un crecimiento económico sostenido del 4 al 5%, niveles relativamente altos de inversión extranjera directa, bajas tasas de interés de la deuda externa del Gobierno derivadas del financiamiento concesional y una alianza estratégica con el sector privado”, comunicó el Banco Central en una nota de prensa.

La última proyección de crecimiento de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) indicó que en 2017 el país  crecerá 4.7, posicionándose como una de las economías más importantes de la región.