•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó en enero su proyección sobre el crecimiento económico de Estados Unidos en 2017 y 2018 basado en los planes fiscales del presidente electo, Donald Trump, aunque advirtió que eso será contrarrestado en su mayor parte por un crecimiento más débil en mercados emergentes clave.

La proyección de Estados Unidos presume un estímulo fiscal que eleva el crecimiento a 2.3% en 2017 y 2.5% en 2018; es decir, un aumento acumulativo del PIB de medio punto porcentual respecto del pronóstico de octubre, según el informe del Fondo Monetario Internacional, publicado el pasado mes de enero.

El FMI asume un dólar más fuerte, un fortalecimiento de los precios del crudo y "más presión inflacionaria y una normalización menos gradual de la política monetaria estadounidense". Aunque los mayores precios del petróleo y de las materias primas han mejorado el panorama para exportadores de crudo, incluyendo a Nigeria.

Tasas de interés

La semana pasada la Reserva Federal (Fed) de EE. UU. cerró su primera reunión con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca sin mover los tipos de interés y ni ofrecer indicio alguno acerca de sus planes para proseguir con el ajuste monetario.

En una decisión unánime, con los 10 votos a favor, el Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed que dirige la política monetaria en EE. UU. mantuvo los tipos de interés en el rango actual de entre el 0.50 % y el 0.75 %.

El dato avanzado de actividad del producto interno bruto (PIB) del último trimestre del año, apuntó a una leve ralentización económica, con un ritmo de crecimiento anual estimado del 1.9 %.

La tasa de desempleo, por su lado, se encuentra actualmente en el 4.7 %, en niveles que los economistas consideran próximos al pleno empleo.

Por lo que se refiere a la inflación, el organismo dirigido por Janet Yellen señaló que "repuntó en los últimos trimestres pero aún están por debajo del objetivo de 2 % anual".

El indicador interanual del índice de precios en diciembre se situó en un 1.6 %. El banco central cuenta con un doble mandato de promoción del pleno empleo y estabilidad de precios.

Asimismo, mantuvo las previsiones de un ajuste "gradual" de los tipos de interés a lo largo de 2017, y para el que sus miembros pronostican al menos tres rondas de ajuste monetario después de la subida de diciembre pasado.

¿Puede crecer sin los inmigrantes?

La indignación generada por el decreto del presidente Donald Trump para limitar la inmigración a Estados Unidos expuso la angustia de los inmigrantes e hizo recordar que los trabajadores cualificados extranjeros son indispensables para muchas empresas estadounidenses.

El decreto, que cerró temporalmente las fronteras de Estados Unidos a los nacionales de siete países, la mayoría musulmana y a los refugiados, provocó esta semana espectaculares manifestaciones de apoyo a los inmigrantes en potencia bloqueados en los aeropuertos.

Numerosos directores de empresas del sector tecnológico estadounidense, que emplea a miles de ingenieros extranjeros, también se opusieron a estas medidas, que podrían afectar a cientos de sus trabajadores.

Trump ya dejó clara hace tiempo su voluntad de instalar una política económica basada en el principio de "Estados Unidos primero", privilegiando a los trabajadores nacionales frente a los demandantes de empleo inmigrantes.

Con su llegada a la Casa Blanca, anunció su ambición de crear 25 millones de empleos nuevos en los próximos diez años y más que duplicar la tasa de crecimiento, al 4%. Al mismo tiempo, Trump impulsó el proyecto de construcción de un muro en la frontera con México, la creación de un registro de crímenes cometidos por inmigrantes, la reducción de la financiación para las ciudades que no apliquen las nuevas reglas migratorias y una aceleración de las expulsiones.