•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una nueva  especie de frijol negro fue liberada en época  de primera en el municipio de Santa Lucía, con el objetivo de generar y transferir tecnología y multiplicar la variedad.

La nueva variedad Inta negro Chontales se liberó en la propiedad del productor Marcos Suárez, en la comarca El Llanito, Santa Lucía,  en una parcela de incremento de una manzana, la cual obtuvo un rendimiento de 16 quintales por manzana.

"Los nicaragüenses casi no tenemos la cultura de consumir frijoles negros, sin embargo en otros países como Venezuela, Cuba y Costa Rica el frijol tradicional es el negro, porque es más nutritivo y alto en vitaminas", expresó Jader Antonio Angulo Sobalvarro, técnico de innovación tecnológica del INTA en Santa Lucía.

Para la liberación, la semilla pasa por un proceso, desde la validación y el establecimiento de parcelas demostrativas  hasta llegar a parcelas de incremento, una vez que sale la cosecha, se invita a más productores para evaluar el comportamiento y la parte organoléptica (características físicas) de la planta y se hace a través de un día de campo, en esta ocasión participaron más de 200 productores que mostraron interés en adquirir la semilla de Inta negro Chontales.

En el departamento las variedades de frijoles existentes son de 12 a 15 tipos, los cuales  los productores siembran durante los ciclos productivos de primera y postrera.

RESCATE DE LAS CRIOLLAS

Una de las metas del INTA este año es el rescate de las semillas criollas, a través de las 36 fincas de investigación e innovación tecnológica y bancos comunitarios, porque son más resistentes a las variaciones del clima.

Las líneas de trabajo de la institución contempla la investigación, transferencia  tecnológica y prácticas agroecológicas.

Con los cinco bancos comunitarios que hay establecidos en cada municipio se pretende la retención de la semilla, ya que es una costumbre de los productores vender toda la producción al momento de la cosecha, expuso el técnico del INTA.

INNOVACIÓN

El INTA-Boaco actualmente trabaja con 50 fincas de innovación tecnológica donde se están promoviendo tecnologías: microorganismos de montaña sólidos y líquidos, lombricultura, caldos sulfocalcicos, caldo burdelé, caldos cenizas, con el objetivo de controlar plagas y enfermedades en los cultivos.

En los seis municipios del departamento se cuenta con 30  bancos comunitarios de semilla, para el rescate de las semillas criollas, que están adaptadas a las condiciones del clima en la zona; se trabaja con frijol, maíz y sorgo.

El Gobierno impulsa estas nuevas tecnologías para lograr una producción libre de químicos, indicó Jaqueline González, técnica del INTA-Boaco.

Santa Lucía es un municipio modelo donde se promueven obras de conservación de suelo  y el establecimiento de variedades nuevas que se adapten a las condiciones climáticas, tales como el Inta ferroso, una variedad que se liberó en esta localidad, la cual ha tenido la aceptación de los productores porque ha demostrado ser valiente ante el cambio climático, señaló González.