•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El petróleo subió ayer por la confianza en que la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) está cumpliendo su promesa de reducir la producción.

El barril de "light sweet crude" (WTI) para marzo cerró en Nueva York con ganancias de 86 centavos a 53.86 dólares.

En Londres el petróleo Brent ganó  1.07 dólares a 56.70 en los contratos para entrega en abril.

La Agencia Internacional de Energía (AIE) dijo el viernes que hay una "tasa inicial récord de conformidad" con los niveles de producción prometidos por la OPEP.

Esa reducción de la oferta fue decidida a finales de 2016 por la OPEP y varios otros grandes productores como Rusia. Los analistas eran entonces bastante escépticos en cuanto a que ese compromiso de rebajar la producción desde enero fuese cumplido.

En enero la producción mundial de crudo cayó en 1.5 millones de barriles diarios, según la AIE que atribuye gran parte de esa baja a la OPEP.

Venezuela 

La cesta de crudo venezolano y sus derivados se cotizó a 45.68 dólares por barril, tras una leve caída de 17 centavos con respecto a la semana anterior, informó ayer el ministerio de Petróleo y Minería. Los precios "cerraron la semana a la baja. La atención del mercado estuvo centrada en el incremento de los suministros en los Estados Unidos y un fortalecimiento del dólar frente a otras monedas", señaló el balance semanal del despacho.

La cotización de los hidrocarburos suele bajar cuando sube la del dólar, pues ello reduce los costos de materias primas adquiridas con otras divisas en mercados internacionales.

El precio promedio del petróleo venezolano se ubica en 45.30 en 2017, frente a la media de 35.15 en 2016.

La OPEP -a la que pertenece Venezuela- limitó desde enero su producción a 32.5 millones de barriles diarios (mbd), un recorte de 1.2 mbd, tras un acuerdo alcanzado en noviembre pasado al que se plegaron productores ajenos al cártel como Rusia.

El recorte ha provocado una recuperación de los precios, aunque siguen lejos de los niveles de 2014, cuando el crudo venezolano promedió 88.42 dólares por barril.