•  |
  •  |
  • END

Estudios del Fondo Monetario Internacional (FMI) dicen, la inversión privada extranjera, lamentablemente se reducirá en un 82 por ciento a lo largo del 2009 en las naciones en vías de desarrollo, como Nicaragua, alertó para EL NUEVO DIARIO el representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ( PNUD), Alfredo Missair.

Missair dijo que si se cumple el planteamiento del FMI, “las naciones en vías de desarrollo, dentro de las cuales se considera a Nicaragua, estaremos en un problema monumental, porque dependemos en gran medida de la inversión privada extranjera”

El coordinador del Sistema de las Naciones Unidas en Nicaragua, agregó que el alerta surge de un estudio que el FMI acaba de hacer “y no creo que el FMI sea exagerado en sus predicciones”, dado que normalmente es conservador.

Por otro lado destacó que hay una disminución sensible de las remesas, de la entrada de moneda dura hacia el país, además que están las dificultades de exportación porque hay un congelamiento de los créditos externos, lo que afecta a los productores que dependen de créditos para colocar sus productos en el exterior.

En su análisis, Missair, explicó que “la crisis que tenemos que enfrentar es una crisis que nunca hemos visto. Algunos analistas dicen que la recesión puede ser peor que la que tuvimos en el 29, pero creo que nadie en este momento tenga el conocimiento ni la capacidad suficiente para poder medir a qué nivel es que se va a desarrollar”.

Apuntó el funcionario de la ONU que los países de América Latina tienen experiencia vasta en crisis y no podemos ser pesimistas porque hemos salido de muchas de ellas, pero si lo hacemos, deberíamos hacerlo en forma colectiva, y aprovechando las oportunidades que las crisis tienen que cambiar las cosas y mejorarlas, fundamentalmente hacerlo dentro de un marco de ética y con el bienestar de los seres humanos”.

Hay que reconocer emergencia

Missair añadió que se requiere que el país, la sociedad civil, los partidos políticos, la ciudadanía en general y los actores en particular, reconozcan la emergencia que estamos viviendo y “yo como representante del PNUD y como coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas, tengo como obligación por mandato de alertar a los países sobre los peligros del futuro”.

Por otra parte recordó que el apoyo del Sistema de las Naciones Unidas a Nicaragua se encuentra dentro del marco del desarrollo de los objetivos del milenio, lo que tiene que ver con educación, salud, lucha contra el VIH-Sida, por equidad de género, empoderamiento de la mujer, entre otras cosas.

En definitiva, agregó, que la programación de la representación de la ONU en Nicaragua está totalmente adecuada para proveer de una especie de colchón a la ciudadanía nicaragüense frente a la crisis, especialmente en el territorio, donde la gente más sufre, pero donde más puede hacer, como en la Costa Atlántica.

Missair agregó que por medio de fondos de la cooperación española se están lanzando seis ejes estratégicos por un total de 40 millones de dólares, para una ejecución concreta de proyectos que tienen que ver con acceso al agua, desarrollo de cultura, equidad y empoderamiento de la mujer, así como temas sobre niñez y seguridad alimentaria.

Por otra parte destacó que el PNUD está apoyando proyectos como centrales hidroeléctricas, eólicas, como el caso de molinos de viento para escuelas y para comunidades, lo que puede proveer energía para refrigeración de alimentos, medicinas, vacunas o para recibir clases nocturnas en las escuelas.

Obama planea recortar ayudas externas

Entretanto desde Washington, la Agencia de Prensa Francesa destacó que el Congreso estadounidense aprobará esta semana un proyecto de ley de presupuesto de gasto corriente para 2009, que recorta programas de ayuda exterior y afecta con medidas proteccionistas a socios como México.

El paquete, de unos 410,000 millones de dólares, corresponde al gasto público para que el gobierno estadounidense continúe operando durante este año. El gobierno Obama lo presenta como imprescindible para contribuir a la lucha contra la recesión económica, mediante un aumento de más del 8% del gasto público.

El plan presupuestario, que debe ser aprobado por el Congreso antes del viernes, también plantea reducir a casi la mitad los fondos de la Cuenta del Milenio, de 1,500 millones a unos 875 millones.

La Cuenta del Milenio es un programa lanzado en la anterior administración del presidente George W. Bush, de ayuda a países pobres. Países como Paraguay o Nicaragua se han beneficiado de sus fondos, aunque este último vio suspendida la ayuda a fines del año pasado tras irregularidades en sus comicios municipales.

El paquete, denominado “ómnibus”, incluye una cláusula que rescinde la posibilidad para los camiones mexicanos de cruzar la frontera libremente y para América Latina puede significar una señal de proteccionismo, como con la cláusula “Compre Estadounidense”, aprobada en el reciente plan de estímulo económico de 787,000 millones de dólares.