•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua desarrollará este año un mapa sobre la fertilidad de sus suelos con el objetivo de potenciar sus usos, informó ayer el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

"Este año tenemos previsto desarrollar un mapa de fertilidad, eso nos va a permitir cruzar y brindar información sobre los diferentes cultivos y cómo estos se relacionan con la productividad de nuestros suelos", dijo el asesor técnico del Ineter, José Antonio Milán, a través de medios del Gobierno.

Aunque Nicaragua es un país que da prioridad a la agricultura y la ganadería, la mayoría de sus suelos son de vocación forestal, aptos para la siembra de plantas maderables, lo que provoca degradación en sus tierras, según datos del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena).

Con el mapa de fertilidad, el Ineter busca "elevar la productividad en la medida en que utilicemos de forma más apropiada el recurso suelo", sostuvo Milán.

El Ineter, en conjunto con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), también elabora un mapa de variedades de cultivos y sus rendimientos, para mejorar la producción de los suelos.

"Estamos muy preocupados de cómo facilitar conocimientos para lograr que se eleve la productividad en el país", agregó el funcionario.

Datos del Ministerio Agropecuario Forestal (Magfor) indican que de 12 millones de hectáreas de tierra que posee Nicaragua, 8.8 millones son de vocación forestal, sin embargo, unas 70,000 hectáreas se pierden cada año como producto del cambio de uso de suelo.

El uso erróneo de los suelos causan una degradación 10 veces más alta de lo permisible en Nicaragua, según el Centro Internacional de Agricultura Agraria (CIAT).

La actividad agropecuaria está entre las más importantes de Nicaragua, y representa entre un 18% y un 20% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, según datos oficiales.