•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Programa de Competitividad del Sorgo de Nicaragua (Impulsor) está provocando cambios en la vida de mujeres productoras y sus familias, a quienes ha dado herramientas para mejorar su productividad y sus ingresos.

Las pequeñas productoras han notado esos cambios al cierre del ciclo productivo 2016-2017.

Impulsor es un programa financiado por Cargill e implementado por TechnoServe. Se destinó un monto de US$ 1.79 millones para mejorar la competitividad e inclusión de 440 pequeños y grandes agricultores.

De ese total, 320 son pequeños productores y un 23.6% son mujeres dueñas de pequeñas parcelas, quienes junto familia aceptaron el reto de implementar nuevas prácticas agrícolas.

Las mujeres beneficiadas son originarias de los departamentos de León y Chinandega, entre ellas se encuentra el grupo “Las Águilas”, integrado por nueve mujeres de escasos recursos con hijos en edad escolar y muchos deseos de superación.

Previa capacitación

El grupo “Las Águilas” recibió semillas de variedad e híbridas de sorgo rojo y blanco para media o una manzana de tierra.

Estas mujeres trabajaron de forma experimental, aplicando todas las recomendaciones técnicas que recibieron en cuatro módulos de capacitación vinculados a la densidad de siembra, abono y control de plagas, lo que les permitió tener mejores rendimientos en la presente cosecha, a pesar de que en este ciclo la plaga pulgón amarillo fue más evidente en los cultivos. Rosa María Gutiérrez, una de las beneficiadas con el programa, sembró media manzana y cosechó 13 quintales de sorgo rojo. Contó que fue su primera experiencia en la siembra de sorgo y que todo lo aprendido sobre este producto fue a través de las capacitaciones del programa Impulsor.