• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Redacción web

Renovar un espacio es todo un reto, pues requiere de una excelente planeación y un ajustado presupuesto. Solemos caer en el error de comprar materiales e inmuebles de bajo costo pensando en el ahorro, pero muchas veces esto termina siendo más caro. Es por ello que Cristiana Lacayo, mánager y cofundadora de #Nuhome, una plataforma digital que ofrece toda la oferta inmobiliaria en las zonas departamentales de Nicaragua, nos comparte cuatro tips para evitar estas trampas:

El tiempo

Lacayo explica que las reparaciones exprés no engañan a nadie, así que tomate el tiempo en reparar todo aquello que tenga un problema y evitá escaparte de estos. “Hacé todo con calma y con un equipo en el que confiés y así tus reparaciones serán efectivas”, resalta.

Los defectos

Solemos pensar que los espacios deteriorados se deben descartar. Sin embargo, esto no es una buena mentalidad a seguir. La mánager explica que en una remodelación es mejor tomar todos los defectos en cuenta para arreglarlos. Por ejemplo, no debemos ignorar el goteo de un lavamanos, dejándolo para más tarde.

Pintura

No basta con lavar las paredes, si de verdad querés renovar tu casa, uno de los pasos a tomar es pintarlas. “Aunque este sea el mismo color, darle una nueva capa de pintura fresca ayudará a que tu casa luzca más nueva”, admite Lacayo. Fijate bien que la pared esté completa, sin fisuras ni hoyos, es importante que estos detalles estén compuestos antes de la nueva capa de pintura. Limpiá bien las paredes de suciedad en exceso o incluso moho, ya que estos arruinarán el nuevo “look”. “También tenés que tomar en consideración las opciones de pinturas que tenés para hacer tu selección. Tratá de escoger una pintura de buena calidad, pues escogiendo malos materiales te van a dar malos resultados”, sostiene la cofundadora de #Nuhome.

Ser realista

Las remodelaciones son emocionantes, sin embargo, no hay que olvidar tres puntos básicos: presupuesto, tiempo y trabajo. Lacayo comenta que lo más importante es ser realista con el presupuesto, para evitar ideas irracionales del espacio. Tener en cuenta que las obras toman tiempo y apresurarte no hará que tus arreglos queden mejores. Asimismo, cerciorate de que los constructores sean personas en que podás confiar que harán un buen trabajo.

“Muchas veces hacemos remodelaciones de nuestros hogares pensando en cosas que nos van a gustar, pero también tomá en cuenta que estas remodelaciones le darán plusvalía a tu hogar a la hora de vender o alquilar”, concluye la experta.