• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

A criterio del director de Inversiones del Santander Private Banking International, Juan Sánchez-Roselly, el tratado de libre comercio entre Centroamérica y Estados Unidos (Cafta-DR) no está en la agenda del presidente Donald Trump, a pesar que el mandatario ha dicho que revisará los acuerdos comerciales.

“Me preguntaban por Cafta, pero, yo, creo que no está en la agenda de Trump, porque el comercio global dentro de esta zona económica es de 50 millones de habitantes y no está el Cafta dentro del déficit de Estados Unidos. Yo no me preocuparía por Cafta, pero si me preocuparía por Nafta y las relaciones con China”, analizó Sánchez-Roselly.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) coincidió con el representante del banco Santander al señalar que la economía de Centroamérica no tiene el peso relevante de otros países. “El enfoque está en lo que va a suceder con China el tratado de libre comercio con México y Canadá”, comentó Aguerri.

Lea: Nicaragua aumentó en 166% sus exportaciones a EE.UU. con DR-Cafta

OPTIMISMO

Sánchez-Roselly participó ayer en la conferencia "Tendencias Económicas Mundiales 2017: La Era de Trump", organizada por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), en la que aseguró que las medidas del presidente estadounidense han dado optimismo para este 2017 y el próximo 2018.

“Donald Trump pasará a la historia como el candidato que al ser elegido los mercados reaccionaron de forma más positiva entre su elección y la inauguración. El expresidente Ronald Reagan es el que tenía ese honor, era el candidato que más había gustado a los mercados”, compartió el representante de la institución financiera internacional.

Desde su punto de vista, las medidas económicas que ha anunciado Donald Trump le darán un tiempo extra a un ciclo económico que ya estaba maduro. “Los impulsos fiscales y la regulación, las bajas de impuesto puede que le den un fuerte optimismo a la economía americana y que le haga durar más a este ciclo”, agregó.

Con la era de Trump, Sánchez- Rossely consideró que se vislumbran un bloque de oportunidades y riesgos. Entre las oportunidades señaló que los recortes fiscales pueden incentivar la inversión de las empresas y el consumo de los particulares, además la menos regulación beneficiará a las compañías que “habían recibido un fuerte apretón regulatorio en los últimos 10 años”.

Sobre los riesgos enumeró una mayor inflación, subida de tipos de interés de parte de la Reserva Federal (Fed), proteccionismo y un exceso de endeudamiento. “Si resumimos el apartado externo y fiscal vemos efectos positivos en crecimiento, sobre todo por la parte de regulaciones en el sector financiero”, analizó.

Te interesa: Nicaragua está "observando" a Trump, afirma asesor económico presidencial

Sánchez-Roselly expuso también que por la parte de los impuestos empresariales la idea de Trump es “bajar muy significativamente la tasa fiscal a un 15 por ciento”, ya que Estados Unidos es uno de los países que tiene uno de los gravamen a los beneficios empresariales más elevados a nivel mundial.

“Trump está dando un impulso de optimismo al empresario que se puede traducir en dinamismo económico. En 2017 y 2018 se va a generar suficiente atracción económica con la implementación de las políticas que ha prometido, de cara a 2019 y 2020, estamos más preocupados, pero de momentos estamos optimistas”, planteó.

Sin embargo, dijo que todavía es temprano para juzgar si el programa económico de Trump será implementado con el éxito que esperan los mercados. La principal preocupación, comentó, está en la inflación, ya que si se produce un repunte la Fed “puede verse obligada a materializar tres subidas de tipos en 2017”.

El funcionario del banco Santander, Juan Sánchez-Roselly, recomendó “más que nunca tener una elevada diversificación de las carteras”, debido a que el ciclo está maduro y los movimientos pueden ser bruscos”, además sugirió que no hay que abandonar la cautela, porque es previsible que aumente la volatilidad en las bolsas.

CHINA

El expositor subrayó que China es junto con Estados Unidos las economías claves del mundo, debido a que suman el 50 por ciento del crecimiento económico. “La economía mundial depende del crecimiento y la colaboración entre China y Estados Unidos”, planteó ayer el representante del banco Santander.

Según Roselly, el mayor riesgo está en una escalada en las tensiones comerciales con China. Economistas han advertido de una guerra comercial entre Estados Unidos y China, pero a su criterio eso no le convendría a ninguno de las dos potencias económicas. “Es posible de un aumento de la incertidumbre por geopolítica con México y China”, indicó.

El presidente del Cosep indicó: "hay que estar pendiente de las relaciones entre Estados Unidos y China, ya que estamos vinculados a estas economías”. A la vez señaló que “hay que estar con suma cautela y ver si no se desarrollan complicaciones entre estas dos grandes economías, pero para Nicaragua se ve que no saldríamos afectados”.

También: Urge puerto en el Caribe para aprovechar más el DR-Cafta