•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Entre los años 1980-2016 la Cooperación Suiza en América Central permitió que 360 mil personas accedieran al servicio de agua potable e instalaciones sanitarias adecuadas, a través de los proyectos que ha financiado.

En Nicaragua, la Cooperación Suiza ha beneficiado a unas 440 mil personas, es decir el 22 % de los dos millones de personas que han accedido al servicio de agua durante los últimos 36 años, dijo Edita Vokral, directora regional de este organismo.

Vokral indicó hoy en una conferencia que durante muchos años la atención incluyó llevar agua a las regiones más pobres de Nicaragua, así como la construcción de alcantarillado sanitario y plantas de tratamiento de aguas residuales en ciudades como La Dalia y El Cuá.

Dichos componentes seguirán siendo parte de las contribuciones suizas en el tema de agua, sin embargo con el imacto del cambio climático la cooperación se reenfocará hacia la búsqueda de solución de estos temas.

Es decir, a partir de 2018 se trabajará en la protección de cuencas y fuentes de agua, además en el uso de tecnologías para la adaptación al cambio climático como la cosecha de agua.

“Si al inicio hablamos de llevar letrinas a las comunidades o de agua limpia, ahora hablamos de un modelo de atención sostenible. Este modelo incluye llevar agua potable hasta las escuelas y casas, promoción de cuidado y salud, alcantarillados sanitarios, plantas de tratamiento y fortalecimiento a las empresas municipales de agua y saneamiento, para promover una ciudadanía activa y responsable. Proteger el agua, un componente indispensable en nuestros proyectos. Con esto se cierra el círculo vicioso de perder tiempo, dinero y por no tener acceso al agua”, expresó la directora del organismo.

En los últimos 36 años la Cooperación Suiza destinó US$ 65 millones para que los nicaragüenses tuvieran acceso al agua y establecimientos sanitarios.

Además, 70 mil niños de comunidades rurales asistieron a colegios con agua limpia como parte del proyecto “Escuela Azul”;  cinco pequeñas ciudades (entre ellas La Dalia) cuentan con el mejor sistema de agua potable y saneamiento y tres cuentan con sistema de alcantarillados y plantas de tratamiento de aguas residuales.

Para el período 2018-2021, se han comprometido US$ 136 millones para la región centroamericana, de los cuales el 40 % le corresponde a Nicaragua, es decir unos US$ 15 millones por año.

Vokral citó cifras de un estudio del Banco Mundial y dijo que Nicaragua pierde US$ 9 millones al año por no tener acceso al agua, además se gastan US$ 70 millones en salud y añadió que la falta de acceso al agua obliga a mujeres y niños a trasladarse a lugares lejanos para buscar agua, lo que representa peligro, pérdida de tiempo y deserción escolar en el caso de algunos niños.