Martha Elena Espinoza
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando solicitamos un préstamo o financiamiento ya sea para la compra de un vehículo, de una casa, o para iniciar un negocio o cubrir la necesidad de capital de trabajo para el negocio, la compra de un equipo o ampliar el local del negocio; uno de los factores que cualquier entidad financiera evalúa, es el historial crediticio del solicitante.

El historial crediticio es un resumen de la información que ofrecen las entidades financieras y ahora también los establecimientos comerciales y de servicios, respecto al comportamiento en el pago de los créditos y servicios, que un cliente ha tenido a través del tiempo.  Es en base a este historial crediticio, que se cataloga a un deudor o a un potencial cliente, como bueno, aceptable o malo, y esto define el nivel de riesgo que asume la entidad financiera, al otorgarle un nuevo crédito.

Las instituciones especializadas en microfinanzas, reportamos a las centrales de riesgos – o burós de crédito - toda información crediticia de nuestros clientes, tanto positiva como negativa, esta última se refiere al tiempo de mora, tipo de cobro, estado de la cartera y, en general, a aquellos aspectos referidos a una situación de incumplimiento de obligaciones. En Nicaragua, actualmente existen tres centrales de riesgos: una estatal y dos privadas y están legalmente facultadas para conservar en sus archivos toda la información histórica de una persona, tanto los datos positivos como los negativos. Por tanto, para evaluar el otorgamiento de un crédito, las microfinancieras  consultamos a las centrales de riesgos sobre el comportamiento crediticio del cliente, generándose un reporte crediticio que refleja los antecedentes de la vida financiera del cliente. De ahí que en el reporte crediticio haya varias partes involucradas: 

a)     El titular de la información: personal natural o jurídica a quien se refiere la información.

b)     El usuario: persona natural o jurídica que puede acceder a la información de los titulares. Martha Elena  Espinoza

c)     La fuente de información: entidad o persona que recibe la información y la suministra a las centrales de riesgos.

d)    Centrales de riesgos: persona o entidad que recibe la información, la guardan, la administra y la ponen en conocimiento de los usuarios.

La información que en general suministran las centrales de riesgos en el reporte crediticio, entre otros aspectos, es la siguiente: 

•     La prontitud con la que han pagado tus deudas, sean estas de tarjetas de crédito, préstamos, etc. 

•     Qué tan bien han administrado o manejado otras cuentas como los servicios básicos de agua, la electricidad, el cable, el celular, la compra al crédito de un bien mueble, etc.

•     La deuda total que tienes

•     La mora que has tenido en tus créditos o servicios… entre otros.

La importancia de tener un buen historial crediticio en estas entidades es nuestra mejor carta de presentación financiera o comercial; además que tener un buen historial crediticio trae muchos beneficios: a) Para el cliente: Disminuye tiempos y trámites para el solicitante de productos crediticios, educa y promueve sanas costumbres, protege los ahorros de las personas, evita el sobreendeudamiento, brinda credibilidad ante las entidades financieras; b) Para las entidades de microfinanzas: disminuye el riesgo crediticio, es una herramienta para el análisis y toma de decisiones y mejora los índices de recuperación de cartera, entre otros.

En Nicaragua esta cultura de cuidar nuestro crédito se había perdido por diversas causas. Además, en el pasado prácticamente no funcionaban las centrales de riesgo, en cambio en la actualidad todas las instituciones financieras y comerciales antes de decidir otorgar un crédito financiero o vender un bien al crédito, consultan a las centrales de riesgo para poder tomar la decisión. Incluso, hoy en día, hasta para optar a un trabajo, se consulta a las centrales de riesgos. Hay empleadores que no contratan a colaboradores con antecedentes financieros negativos.

Un historial crediticio positivo, puede abrir puertas al momento de solicitar financiamiento y permitirle acceder a muchas oportunidades, puedes lograr alcanzar tus metas, pero para contar con un historial de crédito positivo, se debe cumplir puntualmente con los pagos a las entidades financieras y comerciales. Por el contrario, un historial crediticio negativo cierra puertas y puede hacerle perder oportunidades, hasta una gran oportunidad laboral.

Nosotros las microfinancieras insistimos a nuestros clientes cuidar su historial crediticio porque, además, pagando a tiempo se evitan penalidades por el pago atrasado de cuotas. Cuando el cliente se atrasa significa un costo adicional a la cuota que aumenta el pago posterior, caso contrario, cuando el cliente paga puntualmente o por adelantado,  tendrá un perfil crediticio limpio reportado en las centrales de riesgos, obtendrá mejores condiciones para un crédito posterior, mejores tasas de interés, y más posibilidades de ahorrar, que es otro aspecto importante en nuestras finanzas y vida diaria. 

Recuerde:

-    Esté pendiente de las fechas de pago y haga su pago de manera puntual.

-    Que el hecho de no recibir el estado de cuenta no lo exime de la responsabilidad ni del deber de pagar la cuota.

-    No olvide que si no paga oportuna e íntegramente, se generarán intereses de mora y eventualmente un reporte en las bases de datos de las centrales de riesgos.

-    Tenga en cuenta que el reporte puede ser positivo o negativo. 

*Gerente General  ACODEP Miembro de ASOMIF