•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La derogación del impuesto del 35% a los bienes y servicios de origen colombiano, mejor conocido como impuesto patriótico, “mejora totalmente” el panorama comercial de Nicaragua, no solo con Colombia, sino con toda la región Latinoamericana, opinó el embajador de Argentina en Nicaragua, Marcelo Valle Fonrounge.

El diplomático argentino dijo, después de una reunión con diputados del país, en la Asamblea Nacional, que una vez que se cancele ese impuesto Nicaragua podría entrar a la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) y sostener relaciones comerciales con otros países miembros en el marco de esa asociación.

“La Aladi está de alguna manera impedida (para Nicaragua) por la cuestión del impuesto patriótico, porque Colombia le puso el mote (la condición) a Nicaragua de entrar en vigencia en Aladi hasta en tanto eso (el impuesto) se resuelva. Ahora, que si se llega a resolver eso, digamos que estamos abiertos allí, a que los acuerdos ya adoptados por Argentina y Nicaragua entren a funcionar”, explicó Valle Fonrounge.

El anuncio de la derogación del llamado “impuesto patriótico” lo hizo el pasado 21 de febrero el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y la iniciativa ya está en la Asamblea Nacional.

Se espera que a más tardar el 7 de marzo los diputados hagan efectiva la eliminación de ese impuesto, vigente desde 1999. Nicaragua decidió aplicarlo para sustentar los gastos legales por un diferendo marítimo con Colombia, el cual fue resuelto por la Corte Internacional de Justicia en el 2012.

“Ojala que sea así, porque mejora totalmente el panorama comercial”, insistió el embajador argentino sobre la derogación del impuesto.

“Sobre todo con Argentina (…). Estamos totalmente abiertos para Nicaragua. Dentro del marco de la Aladi hay todo un campo de comercio entre ambos países (Argentina-Nicaragua), que han acordado una lista de productos para el intercambio”, aseguró.

El sector empresarial del país también se mostró entusiasmado por las nuevas posibilidades comerciales que tendrá no solo con Colombia, sino que también con el resto de países sudamericanos.

Respecto a Colombia, el presidente del Cosep, José Adán Aguerri expresó que la derogación del impuesto podría permitir importar materia prima y maquinaria a Nicaragua con precios más baratos, atraer más inversiones colombianas al país y la mencionada posibilidad de acceder a Aladi.

Adhesión a Aladi  END

En el 2011 se aceptó la adhesión de Nicaragua, pero todavía debe cumplir ciertas condiciones para constituirse como miembro de Aladi.

Los países miembros de Aladi son Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela, Cuba y Panamá.

Nicaragua tiene acuerdos de alance parcial en términos comerciales con Cuba, Venezuela, Bolivia y recientemente la Asamblea Nacional ratificó uno con Ecuador.

Nicaragua y Colombia también forman parte del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla, integrado también por México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Panamá y República Dominicana.

Uno de los principales argumentos del presidente Daniel Ortega para pedir la derogación del impuesto fue precisamente la participación del país en este órgano regional.

“Siendo Nicaragua una nación a favor de la integración de los pueblos hermanos y que con Colombia forma parte del mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla, y ambos nos hermanamos en los Estados Latinoamericanos y Caribeños, en la Celac, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ha decidido dejar sin efecto la aplicación de dicho impuesto”, señaló Ortega.

El Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla celebrará su próxima cumbre presidencial el 28 y 29 de marzo en San José, Costa Rica.

“Hermandar imperecedera”

El embajador calificó la relación entre Argentina y Nicaragua como “muy rica”, porque existe “una vinculación de hermandad imperecedera”.

“Desde hace varios años hemos desarrollado 222 proyectos de cooperación en Nicaragua que abarcan cambios agropecuarios, abarca la concentración y cosecha de agua. Hemos dicho que podemos diversificar (los programas de cooperación) y no ocuparnos solo del tema agropecuario, pero entiendo que ven en la eficiencia y eficacia del manejo agropecuario de nuestro país una fuente de conocimiento y mejoras de la propia producción (en Nicaragua)”, sostuvo el diplomático.

“En diciembre (pasado) hemos dicho a la cancillería nicaragüense, a través del vicecanciller, de que estamos abiertos a que ellos nos digan que propuestas quieren desarrollar este año”, recalcó.