• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Los arroceros de Nicaragua cultivarán alrededor de 68,000 manzanas de tierra durante los diferentes subciclos de producción de ese grano básico en el ciclo 2016-2017, con lo que pretenden producir alrededor de 5.5 millones de quintales, dijo el pasado jueves Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic).

Según el Plan de Producción, Consumo y Comercio Ciclo 2016-2017, en el ciclo pasado, 2015-2016, se sembraron 64,000 manzanas de arroz de riego, con una producción de 4.1 millones de quintales.

El pasado miércoles, los arroceros inauguraron el inicio de la cosecha de verano en Malacatoya, al que incluso asistieron invitados centroamericanos, interesados en las investigaciones de semillas mejoradas y semilla certificadas que tienen los productores del país.

Michael Healy comentó: “Pasamos viendo la parte de nivelación, que es un nuevo tema en el que hace un par de años los productores han venido invirtiendo fuertemente para disminuir el uso de agua y el uso de fertilizantes”.

Healy destacó que es importante mencionar el trabajo que ha venido haciendo el sector de los arroceros en el país: “Hace algunos años, nosotros estábamos importando 80% del arroz y estábamos produciendo nada más el 20%, hoy estamos produciendo en Nicaragua el 80% de arroz que consumimos y solo estamos importando un 20%”, detalló. Marcelino Navarrete, jefe de producción del Grupo Benavidez, que se encontraba en la actividad narró que solo en una de las fincas de ese grupo de arroceros, en la finca San Nicolás, se han sembrado 1,176 manzanas de arroz.

Te interesa: Aconsejan alternar cultivos de arroz con soya

Dijo que el pasado 25 de febrero iniciaron la cosecha y hasta el momento van bastante bien. “Llevamos buenos rendimientos. Eso significa que vamos a tener capacidad de cumplir con el plan previsto por la organización ANAR (Asociación Nicaragüense de Arroceros)”, expresó.

Planes

Pese a que el arroz es uno de los productos agropecuarios con mayor crecimiento en los últimos años, los arroceros tienen muchos retos por delante y aseguraron que no se están durmiendo en sus laureles.

Una de las metas que tienen es la alternabilidad del cultivo del arroz con soya, para la recuperación de los suelos. “La soya es una leguminosa que incorpora mucha materia orgánica y nitrógeno al campo. Al hacer una rotación con el cultivo de arroz lo que incrementa es la productividad del arroz”, explicó el presidente de Upanic.