•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde hace años, la inserción de las mujeres en el sector laboral ha venido a cambiar la idea de que el hombre es quien lleva las riendas en temas de negocios, y sí, la figura femenina participa y promulga sus planes, sin embargo, aún hace falta organización y empoderamiento entre las mujeres para incidir en los ámbitos empresariales a los que desean llegar, según Blanca Callejas, presidenta de la Red de Empresarias de Nicaragua. 

De acuerdo con Callejas, es común observar y escuchar que el directorio de las grandes empresas se encuentra en manos de hombres y que las mujeres convergen en ellas como socias, pero ¿por qué pasa esto?, La falta de educación y los pensamientos culturales recreados en la sociedad, en los que los hombres deben estar al frente de los negocios, podrían tener la culpa. En nuestro contexto nicaragüense no se trata solo de desterrar el machismo, según evalúa Callejas, sino de que las mujeres deben empezar a luchar por sus derechos, eso de “voy a consultar con mi marido” o “mi esposo es el que maneja mejor las cuentas” hay que eliminarlo. 

Lea: Brecha salarial entre hombres y mujeres baja 12%

Una de las desventajas de no aprender a creer en nosotras mismas y de no confiar en nuestras capacidades para invertir en un negocio es que al momento de solicitar un crédito nos encontramos con que no tenemos acceso al mismo debido a que el hombre es quien por lo general aparece como el representante legal de la titularidad de una vivienda o del negocio, de manera que eso les impide a las mujeres emprendedoras poner garantías. Por otro lado, a través de la experiencia laboral de Callejas en REM, la experta ha podido analizar que en los últimos años ha habido un resurgimiento de la micro y pequeña empresa liderada por mujeres, lo cual ha sido un avance positivo en medio de todas estas adversidades.

Agenda nacional

Actualmente, en la agenda de empresarias de Nicaragua están agrupadas las siguientes entidades: Red de Empresarias de Nicaragua (REN), Congreso Permanente de Mujeres Empresarias de Nicaragua (Cpmen), Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE), APEN (Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua) y Voces Vitales. Las emprendedoras asociadas como beneficio reciben el respaldo de créditos financieros dirigidos a la inversión del comercio en general, principalmente destinados en servicios de la rama de turismo (alimentos y hospedaje), pequeña industria en la rama textil (vestuario y artesanía) y panaderías.

La Agenda de las Empresarias de Nicaragua busca mejorar las condiciones para que las empresas en manos de mujeres y su liderazgo crezcan y se fortalezcan”. Blanca Callejas, presidenta de la Red de Mujeres Empresarias.

Callejas explica que por su parte la Red de Empresarias de Nicaragua propone una agenda que promueve recomendaciones a las mujeres para que mejoren el clima de sus negocios, de manera que se enfoca en cuatro áreas prioritarias: acceso al crédito, creación de capacidades, liderazgo y asociatividad y marco normativo. En este último apartado, la REN ha iniciado la petición “diputados de la Asamblea Nacional de Nicaragua: Reformen la Ley 645”, para fortalecer a las micro, pequeñas y medianas empresas de Nicaragua. Callejas sostiene que las micro, pequeñas y medianas empresas (mipyme) son clave para el desarrollo económico de Nicaragua y que el marco regulatorio actual no facilita que se les otorguen incentivos o se apliquen políticas que faciliten su fortalecimiento, como es el reducir los procedimientos burocráticos a los que están sujetas. 

“Hay muchas mujeres que son dueñas de este tipo de empresas y el facilitar que sus emprendimientos crezcan tendría un impacto muy positivo en la sociedad, economía del país y en el bienestar de las familias nicaragüenses, para mejorar el ambiente empresarial que genera aproximadamente el 80% de los empleos en el país”, expresa Callejas. De esta manera, se pide que el Consejo creado por la Ley 645 tenga una representación equitativa de mujeres empresarias, que se cree una comisión sectorial de género y que la Ley establezca la obligatoriedad de elaboración de un censo trianual de la mipyme, que permita evaluar la situación de las mismas a fin de impulsar políticas públicas adecuadas.

En el tema del liderazgo y asociatividad, Callejas dice que se está trabajando para que más mujeres se inserten en la vida gremial, debido a que su participación en este sector es muy poca, sobre todo en las mujeres jóvenes. Por último, insiste en que las mujeres deben invertir en cursos que las ayuden a salir adelante en sus negocios, además se les debe brindar temas de autoestima, registros de marcas, registros sanitarios, costos y tienen que invertir en la compra de un celular como una herramienta de trabajo para que así promuevan su negocio desde las redes, aconseja Callejas.