•   Miami, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de enseñar inglés a medio millón de personas a través de la plataforma Open English, el venezolano Andrés Moreno quiere ayudar a que las ideas de los emprendedores latinoamericanos se materialicen en negocios exitosos.

Moreno es una “autoridad” en el mundo del emprendimiento en América Latina, no solo porque con 34 años es casi un “viejo” para los estándares de las “startups”, sino por su “holding” Open Education, que cuenta con un capital de US$120 millones.

El venezolano, quien, cuando le faltaban nueve meses para graduarse como ingeniero, dejó la universidad en Venezuela para dedicarse a los negocios, reflexiona acerca de si un emprendedor puede “hacerse”.

“Si bien hay características personales” que ayudan a ser un emprendedor, el conocimiento, práctico y teórico, así como la metodología, son muy importantes para crear “una empresa exitosa”, dijo con convicción.

NextU, la segunda empresa fundada por Moreno, es una plataforma digital de educación que en este 2017, su tercer año de andadura, va a tener unos 40,000 estudiantes nuevos y ofrece cursos relacionados con las nuevas tecnologías, el sector donde hay más oferta de empleo y puestos mejor remunerados.

“Nos dimos cuenta de que en América Latina había una necesidad muy grande de entrenar a la clase media emergente en las habilidades para conseguir empleo”, señaló.

Las estadísticas dicen que en América Latina hay abundancia de personas que quieren poner en marcha su propio negocio, pero el 90% de esos emprendimientos fracasa en el primer año, señaló. “Hay mucha iniciativa pero algo falla”, porque ni siquiera los que logran salir adelante “llegan a escalar a negocios más grandes”, agregó.

La certificación de NextU busca romper con esa tendencia. NextU cuenta con un equipo académico y asesores, pero no hay ninguna universidad ni ninguna entidad gubernamental detrás del curso.

Al respecto Moreno indicó que la tecnología y la rapidez con la que avanza han dejado atrás a los modelos tradicionales de acreditar el aprendizaje.

“Hoy quien valida es el empleador”, comentó.