•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El motor es el elemento que pone en funcionamiento la marcha de los vehículos livianos, es el que le da impulso a las llamadas “arrancadas”. En la mayoría de ocasiones, la batería va avisando que se está quedando sin fuerza cuando el ruido de encendido ya no suena con el mismo vigor de antes, la crisis es momentánea y la moto se reincorpora a su funcionamiento, pero ojo, esta señal no es normal, y puede que tu motor esté tratando de llamar tu atención. 

En terrenos de mecánica, de acuerdo con el sitio web Moto1 Pro Magazine, la explicación es que el alternador se está encargando de resucitar la intensidad de la batería de la moto, y cuando la misma falla al extremo de  parquearse, es porque se ha quedado sin la potencia necesaria para mover el motor de arranque. Ante esto, te informamos que es momento de revisarla y si se requiere, sustituirla.

Funcionamiento

Para entender un poco sobre el funcionamiento de este elemento, la batería de la moto se descarga en cada arrancada y se recarga gracias al alternador, que es el elemento encargado de la producción de corriente eléctrica. A grandes rasgos, el alternador produce corriente alterna, por necesidades de potencia, que un regulador convierte en corriente continua para poder alimentar la batería. El regulador se encarga de limitar el voltaje producido hasta los 12 o 14 voltios que son los que admiten la batería de una moto.

Por su parte, las motos de última generación tienen mayores necesidades de electricidad. Inyección electrónica, puños calefactables, asientos calefactables o tomas de corriente auxiliares han incrementado la dependencia de electricidad en estas motos. También hay que destacar que con la llegada de bombillas de tecnología led, el consumo se ha reducido considerablemente.

Nivel del electrolito

Las baterías tienen una composición de un 60% de agua y 40% de ácido sulfúrico, y asegura la conducción de la electricidad por el interior de la batería gracias a la electrólisis. El sitio web especializado en motos, Moto1 Pro Magazine, expone que hay baterías de plomo libres de mantenimiento, selladas y que no dejan rellenar el nivel de electrolito y otras que sí lo permiten. La diferencia se encuentra básicamente porque en las primeras se puede observar que los vasos no tienen tapones para rellenarlos ni un respiradero para liberar los gases producidos en su interior y las otras que sí llevan tapones. Si la batería permite su mantenimiento, hay que rellenarla con agua destilada. Se debe controlar el nivel de electrolito, ya que si baja demasiado de nivel, las placas de la batería podrían quedar al aire, llegando a sulfatarse.

Mantenimiento

El mejor consejo para mantener una batería de moto, sin duda alguna, es salir todos los días a probarla durante al menos media hora. Esto hace que la carga se mantenga, alargando así la vida útil de la misma. Está claro que no todos los días podemos hacerlo, pero es el principal factor de mantenimiento. La revisión siempre es recomendable hacerla a los 5,000 kilómetros o bien cada 6 meses, comprobando si el nivel de electrolito se encuentra entre los niveles máximos y mínimos. También, se debe evitar golpear la batería, evitando con ello disgregar las placas.